Hololens y Oculus: realidad aumentada vs realidad virtual

  • Microsoft y Sony vuelven a competir en la arena del próximo salto tecnológico aplicado a los videojuegos.

El E3 2015 ya empieza a quedar algo lejano, pero los efectos sobre el público de los juegos anunciados siguen siendo evidentes. Todo el mundo sigue hablando de Uncharted 4, Halo 5, No Man’s Sky, Gears 4, Final Fantasy VII Remake, Shenmue III, The Last Guardian, Rise of the Tomb Raider y un montón de juegos que no se pueden enumerar porque llevaría un buen rato. Acostumbrados a otros años en los que los servicios y los accesorios fueron los protagonistas de la feria, muchos han alabado que este año Microsoft, Sony, Nintendo y el resto de empresas se hayan centrado en los juegos. Ahora bien, hay otro aspecto del E3 que nadie ha pasado tampoco por alto: los dispositivos de realidad virtual.

Hololens deja boquiabierto a cualquiera

Ahora bien, aunque la realidad virtual es lo que más se ha llevado hasta el momento, Microsoft ha decidido que no, que para ellos eso no funciona y que prefieren apostar por otra realidad, la aumentada, con sus gafas Hololens. Este dispositivo, que ya conocíamos previamente pero que se mostró por primera vez en directo en el E3 2015, básicamente añade una capa de elementos a nuestro mundo físico real. Así, es posible crear un escenario de Minecraft sobre una mesa normal y corriente e interactuar con él. Esto fue lo que mostraron precisamente a la prensa y lo que dejó a todo el mundo bastante sorprendido, pues la tecnología es algo difícil de creer.

Precisamente esto, poder ver la demostración, es quizá lo que más puntos juega a favor de Microsoft y su Hololens. Lo malo de la realidad virtual, hasta el momento, es que sólo la ve quien lleva puesto el casco de turno, sea Oculus Rift u otro; y claro, vender esto no es precisamente fácil porque el público solo ve a una persona con un cacharro muy raro sobre los ojos. Con Hololens, en cambio, es muy fácil conectar una cámara que extraiga el vídeo de lo que se muestra por el casco y decirle a los jugadores "mirad cómo se ve Minecraft en realidad aumentada y cómo podéis tocar vuestra casa y a vuestros amigos con las manos, como si fuera un Lego".

Usar a Minecraft como juego para la demostración fue un golpe de efecto doble por parte de Microsoft. Por un lado, están sacando partido a ese propiedad mil millonaria que compraron el año pasado. Y por otro, están llamando la atención de esos 80 millones de jugadores que han pagado por el juego en diferentes plataformas. Lo único que le falta a Minecraft es poder jugarse con las manos, y parece que Microsoft quiere hacerlo realidad con Hololens. Eso sí, este no es el único uso que tienen en mente para ello, pues el dispositivo va a tener vida más allá de los videojuegos y se podrá usar con ordenadores para, por ejemplo, diseño 3D. 

El problema con Hololens, de momento, es que el fantasma de Kinect y otros productos por el estilo de Microsoft siguen presente y que, como el infame Project Milo, esto puede ser toda una construcción fantasiosa cuya aplicación real no es tan impresionante, precisa o fluida. La demo del E3 de Hololens parecía muy avanzada y las demostraciones de la prensa demostraron que realmente lo está, pero, como siempre con este tipo de tecnologías que parecen de ciencia ficción, los usuarios sospechan que no puede ser todo tan bonito.

Morpheus, la realidad virtual para consolas

El gran competidor de Microsoft en todo lo que tiene que ver con videojuegos es Sony, y en el tema de la realidad virtual no podría ser menos. Si Microsoft tiene Hololens, Sony ya lleva mucho tiempo presentando Morpheus al mundo. Si Oculus Rift y HTC Vive van a darse de palos en PC por ver quién domina la realidad virtual, Sony no parece tener rival de momento en este campo, pues en consolas, sólo PS4 tendrá un dispositivo para ello, Morpheus. En este sentido, Hololens no será un competidor directo, y eso abre un camino muy interesante.

Así, por ejemplo, Sony podría decir que es la única con este tipo de experiencia en consola y puede llamar la atención de esos desarrolladores que trabajan en Oculus Rift o HTC Vive para llevar sus juegos a consolas. La realidad virtual es una tecnología cara para quienes desarrollan videojuegos, de modo que tener una segunda plataforma donde vender es bastante importante. Este apoyo de lo que vienen a denominarse third parties es lo que va a elevar o hundir la realidad virtual, y de momento, Sony cuenta con bastantes apoyos para Morpheus. Otra cosa es cómo se resuelve luego a la hora de la verdad, que Sony también metió la pata con Move al estilo de Microsoft con Kinect. 

Este no es el mayor problema de Morpheus, sin embargo, pues no son pocos los que apuntan a que PlayStation 4, pese a ser la consola más potente en números, lo va a tener crudo para presentar unos gráficos realistas en Morpheus. La realidad virtual también es costosa para el usuario. De momento, sólo los ordenadores de más alta gama son capaces de mover un juego a la fluidez y con el rendimiento necesarios para que no maree tras un rato. ¿Cómo va a conseguir Sony esto en una plataforma que tiene una potencia teórica menor? Aún no hay nada dicho en este sentido, aunque desde la compañía se muestran confiados.

Hololens y Morpheus no son los únicos contendientes en esta guerra por las nuevas realidades de los videojuegos. Oculus Rift, como decíamos, es el nombre más asociado actualmente a la realidad virtual. Que Facebook comprara esta tecnología sirvió para que muchos empezaran a apostar más fuerte por ella, aunque HTC Vive, el casco de realidad virtual de Valve y HTC no tiene intenciones de ponérselo fácil, pues, para empezar, se lanzará antes que él.

Sin embargo, resulta imposible no comparar en un primer momento las apuestas tan diferentes que han hecho Microsoft con Hololens y Sony con Morpheus, pues es en las consolas donde, de momento, se han venido decidiendo todas las batallas por los formatos digitales y físicos de los últimos años. ¿Y si un potencial triunfo de Hololens mermara el avance de la realidad virtual? ¿Y si una posición de ventaja de Morpheus saca esta tecnología de los despachos con ordenadores y lo lleva a los salones?

El año 2016 va a ser decisivo en esta inminente guerra de la realidad virtual y habrá que seguirles la pista a todos los contendientes, pues no todas las cartas han sido puestas sobre la mesa y puede que alguien esconda un as en la manga. Lo que está claro es que todos estos nombres tan particulares tendrán que luchar por una misma cosa: convencer a la gente de que es necesario dejarse otros cientos de euros en un cacharro nuevo. Quien primero consiga eso es posible que tenga la llave para el triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios