Ecologistas critican la regresión del sapo de espuelas por la destrucción de hábitats

La Federación Malagueña de Ecologistas en Acción ha trasladado a la Consejería de Medio Ambiente su denuncia por la regresión del sapo de espuelas, Pelobates cultripes, en la provincia de Málaga, debido a la "destrucción directa de sus hábitats de reproducción". Desde el colectivo precisaron que, según los estudios, el estado de conservación en la provincia es considerado "totalmente regresivo, de 16 cuadrículas de 10x10 en 2002 a tres en 2015, en la Costa del Sol Occidental y al norte de la Comarca de Antequera". Para Ecologistas en Acción, las principales amenazas son la destrucción directa de los hábitats, por el avance urbanístico sobre lagunas y charcas litorales, como la población de la zona del Arraijanal; y por la limpieza "drástica" y la modificación de prácticamente todos los cursos bajos de los ríos de la Cuenca Sur en la Costa del Sol Occidental.

También culparon de esta merma por la ampliación de tierras de cultivos en lagunas endorreicas inmersas en superficies agrícolas del norte de Antequera, entre otras amenazas. Por otro lado, aludieron a que en la provincia se ha documentado la desaparición de la especie en albercas y piscinas en zonas bajas de campiña por el uso de biocidas en sus aguas -parte occidental del campo de Mijas- y otras amenazas no documentadas, como la eutrofización de los puntos de agua donde se reproduce la especie, la utilización de plaguicidas y fitosanitarios en medios agropecuarios o jardines, los vertidos de escombros y basuras en canteras abandonadas donde pueden llegar a reproducirse, planes de restauración inadecuados de estas canteras abandonadas o la sustitución de abrevaderos tradicionales por otros de hormigón y paredes verticales. Ecologistas en Acción lamentó los atropellos en carretera en zonas de paso frecuente donde abundan los lugares de reproducción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios