Escuche estos consejos

  • Especialistas alertan del aumento de otitis en la temporada de playa y piscina

Usuarios en una piscina. Usuarios en una piscina.

Usuarios en una piscina.

La otitis externa es una inflamación del conducto auditivo externo (CAE) causada habitualmente por una infección. Se estima que un 10% de la población la padecerá en algún momento de su vida, con un pico de incidencia entre los 7 y los 12 años, sin diferencias entre sexos. En países de clima templado, es más frecuente en verano. Según indica José Luis Díaz Rodríguez, pediatra de los Hospitales Quirónsalud Marbella y Quirónsalud Campo de Gibraltar, "el síntoma principal es el dolor de oído, que puede ser muy intenso. Suele ser unilateral, aunque hasta un 10% de los casos son bilaterales". Es importante aclarar, matiza el especialista, que no se trata de una enfermedad contagiosa.

Las causas de la otitis externa, explica, "son la humedad y las alteraciones de la piel del CAE; estas favorecen que la flora habitual prolifere en exceso y provoque la infección". Para tratar la enfermedad, continúa, "la primera y fundamental parte del tratamiento es evitar que se moje el CAE; además se utilizan tratamientos antibióticos y, en muchas ocasiones, complementadas con antiinflamatorios. Es importante completar el tratamiento durante 6-7 días, aunque el alivio de los síntomas se puede notar al segundo o tercer día". La desaparición de los síntomas no siempre quiere decir que se ha curado la infección. Una resolución incompleta puede suponer la recaída en los días siguientes, sobre todo ante una pronta exposición al contacto con el agua de las piscinas o el mar. Asimismo, el especialista aconseja no rascarse el oído, no utilizar bastoncitos, ni objetos punzantes como clips u horquillas, porque lesionan la piel macerada y retrasan la curación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios