La calle abre un Carnaval para todos

  • Fran Cristófol ensalza los valores de la fiesta en sus recuerdos y seis 'letanías' como valores esenciales de estas fechas

Un momento del pregón pronunciado ayer. Un momento del pregón pronunciado ayer.

Un momento del pregón pronunciado ayer. / J. L. P.

La figura de Momo, mascota de la Fundación del Carnaval de Málaga, que recibe a los viandantes desde la rotonda del Marqués de Larios, supuso el punto de partida de la fiesta de la alegría, las máscaras y el color. La nueva estructura, creada por los servicios operativos del Ayuntamiento, presidirá a partir de ahora bajo la escultura de Benlliure tras su inauguración por parte de las autoridades locales.

Minutos más tarde, la plaza de la Constitución se convirtió en el punto de encuentro del Carnaval con el pregón del periodista Fran Cristófol. La escena comenzó con el pregonero a solas, vestido con una levita con colores que recuerda a la utilizada por el literato Mariano José de Larra y confeccionada por Paqui Prieto.

La escena se vio interrumpida posteriormente por la aparición de Eduardo Jesús González Lama, quien mantuvo un diálogo a modo de parodia carnavalera con el pregonero. La misma pasó por analizar detalles del disfraz como la Farola en su 200 aniversario y otros motivos propios de la fiesta, haciendo guiños al cartel de la Fiesta, realizado por Curro Claros.

En este diálogo y posterior monólogo, Cristófol quiso tener en cuenta a dos figuras fundamentales en su aprendizaje de la fiesta: el propio Lama y Enrique Gutiérrez, quien "me contaba todo el trabajo que habían hecho una década atrás un grupo de malagueños convencidos de que esta fiesta tenía que resurgir. El Carnaval se vio vilmente despreciado cuando la libertad fue vilmente eliminada. Y tras aquellos 40 años de vileza liberticida, la libertad tenía que recuperar su hueco".

El discurso de Fran Cristófol continuó con una reivindicación a la Casa del Carnaval. Igualmente, su discurso continuó poniendo en valor la labor que los medios de comunicación realizan en pro de la fiesta. Igualmente, una amplia nómina de autores pasaron por sus versos, la comparsa infantil Mientras duermes cantó en la escena y dedicó a la fiesta las 'letanías del Carnaval' con los términos luz, ilusión, constancia, pasión, nostalgia y envidia: "el carnaval es la fiesta en la que disfrutamos, vivimos y hacemos gala de nuestra libertad. La libertad de sabernos parte de una ciudad que es más que cosmopolita; la libertad de reír incluso en los peores días; la libertad de disparar contra cualquier blanco desde la crítica de un cante con arte".

La noche continuó con la nueva versión del Himno del Carnaval, del joven cantautor Ginés González, y la elección del Dios Momo y la Diosa del Carnaval entre cuatro y siete aspirantes, respectivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios