Una contienda inofensiva y educativa

  • Los alumnos de Primaria del colegio El Romeral escenifican la Batalla de las Navas de Tolosa

La Batalla de las Navas de Tolosa escenificada por los alumnos de El Romeral La Batalla de las Navas de Tolosa escenificada por los alumnos de El Romeral

La Batalla de las Navas de Tolosa escenificada por los alumnos de El Romeral / Javier Albiñana

Desde primera hora de la tarde los niños de Primaria del colegio de El Romeral andaban nerviosos, al fin había llegado la hora. Comenzaron a sustituir su habitual uniforme por unos trajes que los encajaban perfectamente en su papel y los trasladaban a la Edad Media. Las clases rebosan nerviosismo y muchas ganas de poder lanzarse al “campo de batalla”.

Las pistas deportivas del colegio El Romeral se convirtieron ayer en el escenario de la batalla en la que el bando cristiano venció a las tropas almohades de An-Nasir. Este famoso enfrentamiento conocido como la Batalla de las Navas de Tolosa que aconteció en 1212 volvió a resurgir ayer después de ocho siglos, eso sí esta vez con una intención didáctica y muy entretenida.

Vestidos de soldados cristianos y musulmanes, con escudos, espadas, lanzas y arcos (de cartón y goma Eva) los alumnos de Primaria y algunos de Secundaria, más de 600, recrearon la famosa batalla que marcó el ocaso del imperio musulmán en la Península Ibérica. Disfrutaron los niños, pero también lo hicieron los profesores y padres que se amontonaban alrededor de las pistas para no perderse el espectáculo.

Las madres de los alumnos han trabajado durante tres meses en la confección de los trajes

Los tres meses de trabajo y esfuerzo merecieron la pena, de la función disfrutaron tanto los alumnos hasta los profesores, de los cuales algunos participaron también en la contienda. De la organización de la actividad se ha encargado el profesor Carlos Pardo y la confección de todos los trajes y complementos la han llevado a cabo algunas madres de los estudiantes.

Además de esta escenificación, el colegio ha desarrollado una dinámica que duró dos días, (martes y miércoles), en la que el centro se ha sumergido en la Edad Media. Los pasillos llenos de carteles, algunas aulas y salas convertidas en espacios donde se sucedieron charlas y ponencias; y hasta el comedor sirvió un menú especial. Esta dinámica se lleva realizado ininterrumpidamente desde 2005 y cada año gira en torno a una época de la historia diferente. Durante estos años los alumnos han profundizado en épocas tan ricas como el Renacimiento, las vanguardias del XIX, el Barroco, la Transición española, el Neoclasicismo o las Cortes de Cádiz.

Estas jornadas, que alcanzan la duodécima edición, están enmarcadas dentro de los Proyectos Pedagógicos de Attendis Ulises y Aquila y buscan la participación y el trabajo de los alumnos en temas transversales de las distintas disciplinas, así como el desarrollo de destrezas como la oratoria, la creatividad, el trabajo en equipo.

Es una forma dinámica y diferente de salir de la rutina del día a día y aprender mientras los alumnos se divierten, ya son ellos mismos los protagonistas de cada actividad. Dependiendo de la edad cada curso se encarga una tarea, “para los mayores los trabajos son de investigación y para los pequeños es una recreación de un acontecimiento histórico de relevancia”, cuenta Miguel Martínez, profesor del centro y responsable de comunicación. El interés por esta jornada se encuentra en que sean los alumnos los que protagonicen su propio aprendizaje, de una manera distinta a la habitual.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios