En un lugar del Gaona

  • El instituto Vicente Espinel reconstruye la historia del zócalo histórico que recrea a modo de novela gráfica 11 capítulos de 'El Quijote'

La directora del Gaona, Julia Pino, y el historiador y ex alumno Víctor Heredia. La directora del Gaona, Julia Pino, y el historiador y ex alumno Víctor Heredia.

La directora del Gaona, Julia Pino, y el historiador y ex alumno Víctor Heredia. / Javier Albiñana (Málaga)

Ochenta años de historia con niños correteando por sus pasillos no le han restado un ápice de esplendor a los 801 mosaicos que a lo largo de 150 metros recrean los 11 primeros capítulos de El Quijote en la galería de la primera planta del instituto Vicente Espinel de Málaga, conocido popularmente como Gaona. "Este zócalo nunca nos dejó indiferente, pero no sabíamos cuál era su historia", indica Julia Pino, directora del centro que emprende el lunes una semana dedicada a Cervantes con la recuperación de la memoria y la historia de las cerámicas como epicentro.

El historiador y ex alumno del Gaona Víctor Heredia, con el apoyo de los profesores de Historia Rafael Maldonado y Francisco Pareja, ha emprendido un estudio de los azulejos para conocer cómo las andanzas del Caballero de la Triste Figura se convirtieron en una novela gráfica en las paredes del instituto. De acuerdo con la prospección histórica, el zócalo se instaló en 1935, con la misión de "higienizar" el instituto más antiguo de Málaga, dedicado a la enseñanza desde 1846.

Alumnos han creado una 'app' con realidad aumentada que explica las cerámicas

Los mosaicos se encargaron al taller Mensaque Rodríguez y Cía, fundado en 1917 en el corazón de Triana (Sevilla). Los dibujos se inspiran en las ilustraciones que realizó en 1905 José Jiménez Aranda para un libro conmemorativo de El Quijote. Hasta donde se sabe, éste es el zócalo de azulejos sevillanos que recrean las andanzas de Alonso Quijano más grande que se conserva. Supera al de la estación de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), declarado bien de interés cultural (BIC). Compuesto por 801 piezas , elaboradas por el procedimiento de cuerda seca, conserva la impronta artesanal en la singularidad de cada cerámica. Ni una sola se repite.

La puesta en valor de la galería es un hito en la recuperación del patrimonio del Gaona que experimenta un vívido empuje desde que hace cuatro años inauguró el aula histórica dedicada a Severo Ochoa, ilustre exalumno del centro, y después la dedicada al mar, que compila el material utilizado en las antiguas enseñanzas marinas. Ahora, la galería asume también el papel de aula para aproximarse a Cervantes y a su obra. Julia Pino subraya que ese esfuerzo por sacar a la luz el patrimonio no puede distorsionar el fin último: "Somos un centro educativo y lo que queremos es que nuestros alumnos adquieran la identidad que da la pertenencia al Gaona".

La Semana Cultural comprende una exposición, comisariada por Víctor Heredia, con 15 paneles cedidos por el Gabinete Pedagógico de Bellas Artes que aborda la biografía de Cervantes, la Málaga de su época, la vida cotidiana a finales del siglo XVI y aspectos relativos a la literatura y el arte en Málaga sobre el Quijote. Contiene también una muestra de trabajos de alumnos de primero de ESO que interpreta de forma visual y gráfica los motivos de los azulejos, así como una aplicación para móvil dotada de realidad aumentada que proporciona explicaciones y detalles del zócalo cervantino, realizada por estudiantes de Bachillerato. También se ha programado una lectura continuada de El Quijote y dos obras de teatro: Quijotadas, dirigida por Nacho Albert, y una segunda llevada al escenario por los estudiantes.

El programa incluye las conferencias Quijote gráfico, que dictará el catedrático Antonio Garrido Moraga, y Miguel de Cervantes y la ciudad de Málaga, a cargo del historiador José Villena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios