Una reunión familiar sin igual

  • Más de 300 descendientes del empresario nórdico Carlos Krauel, provenientes de Washington, Panamá y distintos puntos del país, se reunieron ayer en la capital

Una reunión familiar sin igual Una reunión familiar sin igual

Una reunión familiar sin igual

La familia Krauel hizo ayer que las reuniones con motivo de Navidad, bautizos o bodas quedasen pequeñas al congregar en el Real Club Mediterráneo de la capital provincial a más de 300 descendientes del empresario Carlos Krauel, llegado del Báltico a Málaga en el siglo XVIII. Muchos de los asistentes no se conocían entre sí, pues a pesar de compartir el mismo apellido era la primera vez que se juntaban todos, pues algunos incluso venían de Washington o Panamá.

El motivo de esta inédita reunión se dividía en dos. Por una parte la presentación del libro Krauel. Historia de una familia malagueña y bodeguera, que los primos hermanos Carlos Krauel García-Pelayo e Ignacio Krauel Barrionuevo -quinta generación nacida en Málaga descendiente de Carlos Joaquín Krauel Pettersen- han elaborado para recoger el recorrido de esta estirpe internacional. Estos dos primos continuaron así el trabajo que inició su antepasado Ignacio Krauel, quien comenzó un libro similar en la década de los 40 y lo publicó en los 80, según explicó su hijo Fernando en la presentación del libro, donde estuvo acompañado por Carlos e Ignacio y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. El otro motivo para reunir a semejante cantidad de ramificaciones de la familia fue el aniversario de la llegada del comerciante nórdico hace varios siglos. Para la ocasión se hizo una gran paellada acompañada de canapés y bebidas.

Para Carlos, patrocinador del libro y uno de los más mayores presentes, no había mayor ilusión que la idea de que la familia conociera el trabajo que realizó Ignacio. Por este motivo, a cada núcleo se les entregó una copia para que pudieran observar su pasado. Por su parte, Ignacio destacó que el libro servirá para que las generaciones de Krauel venideras conozcan su origen de primera mano. La supervivencia del apellido está más que garantizada, porque ayer el club era un ir y venir constante de niños jugando y jóvenes que intercambiaban impresiones sobre la familia y lo que significa ser Krauel.

En este sentido, Fernando destacó que compartir el mismo apellido y en muchas ocasiones el azul de los ojos iba más allá al considerar que todos eran "seres bastante especiales", como sus tíos, amantes del protocolo. Otra de las características que -señaló- comparten son la inteligencia, la amabilidad, el cariño, el valor y el buen gusto.

Por último, pidió que la familia sea "una piña" para estar siempre unidos y continuar con lo que para él define al apellido de manera general: ser buena persona. Por su parte, el alcalde de la ciudad destacó el trabajo de Ignacio para recopilar toda la información posible sobre los Krauel en el libro. También recordó la labor que la familia, tradicionalmente vinculada a la elaboración de bebidas espirituosas y a bodegas de vino, ha hecho por la ciudad. Para el regidor la continuidad del clan está garantizada gracias a los jóvenes. Asimismo, subrayó el carácter cosmopolita internacional de los Krauel en Málaga. De hecho, la historia de los Krauel se une a la de otras familias extranjeras llegadas a la ciudad, como los Brenan o los Gross.

La familia comprende a varias personalidades de la sociedad malagueña, como el artista Chema Lumbreras -amigo y cuñado del nieto del escritor Miguel de Unamuno, Ramón de Unamuno, también presente en el acto- o la vicerrectora de Cultura y Deportes de la Universidad de Málaga, Tecla Lumbreras. Tras la presentación del libro la familia quiso homenajear a Carlos Krauel entregándole una placa en nombre de todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios