Miguel Lima Gómez. escritor y estudiante de la uma

"Me sigue sorprendiendo cuánta gente desconoce el autismo"

  • Miguel Lima Gómez, un joven marbellí de 21 años con síndrome de Asperger, ya cuenta con dos novelas publicadas

  • Su reto, no dejarse vencer

Miguel Lima Gómez con su primera novela, 'Un dios tangible'. Miguel Lima Gómez con su primera novela, 'Un dios tangible'.

Miguel Lima Gómez con su primera novela, 'Un dios tangible'. / javier albiñana

-¿Qué supone tener Asperger y cómo este síndrome del espectro autista condiciona la vida?

-El Asperger para mí ha sido una dificultad extra añadida a mi vida, sobre todo en el ámbito estudiantil, en donde tenía problemas para socializar y adaptarme a la situación. Hoy en día ese aspecto lo controlo un poco más, pero me resulta extremadamente difícil mirar a los ojos de una persona, independientemente de quien sea, mi madre, mi hermana, un amigo o un desconocido. En el ámbito académico siempre he mantenido un perfil bajo en el instituto. No suspendía pero tampoco sacaba sobresalientes. Siempre he tenido una capacidad de despiste muy alta, pero no quiero echarle al Asperger la culpa de todo lo malo. Gracias al mismo he crecido como persona y puede decirse que he madurado bastante, sobre todo en estos últimos dos años. Ha servido para curtirme.

-¿Cuando se es niño se comprende esta diferencia?

-A mí me lo diagnosticaron en el último curso de primaria, porque fue cuando más se me agravó. La experiencia fue complicada para mi familia y pasé por muchos psicólogos. Sí que es cierto que yo de pequeño era mucho más susceptible que los otros niños. Podríamos decir que incluso frágil. A mis compañeros les extrañaba este comportamiento, pero nuestra profesora, Luisa, una magnífica docente y bellísima persona, hizo un gran trabajo para que todos nos integrásemos en la clase.

-¿Falta aún información y formación sobre los trastornos del espectro autista?

-Yo creo que sí. Que me corrijan si me equivoco, pero el Asperger no tuvo un reconocimiento clínico hasta la década de los 90. Podríamos decir que el término es relativamente nuevo. He conocido a mucha gente con Asperger con matices muy diferenciados entre ellos, aunque conservamos la dificultad para mirar a la cara, las manías y las dificultades sociales.

-¿Cuáles son sus principales herramientas para llevar el día a día sin demasiadas frustraciones?

-Trabajar duro. Siempre trato de tener la mente ocupada en todo momento. Aprendiendo cosas nuevas, creando, programando, etcétera. Creo que lo mejor que puede hacerse para no llevarse por pensamientos rumiantes es siempre tener algo que hacer. Me gusta sentirme realizado. Esto no significa que deje totalmente de lado mi tiempo de ocio ni mis amistades.

-¿Qué le ha aportado la literatura?

-Me gusta leer porque ayuda a expandir mi imaginación. En mi adolescencia leía mucha ciencia ficción, sobre todo Dan Abnett. Soy un gran fan de los relatos de fantasía y los universos alternativos.

-¿Cuántos libros ha publicado ya y cuáles son sus próximos proyectos?

-A día de hoy he publicado dos libros gracias a la editorial Atlantis, a la que estoy muy agradecido por apoyarme en todo esto. Tengo muchas ideas sobre mis siguientes obras literarias. Pero ahora me estoy centrando en el diseño y programación de videojuegos. Estoy haciendo un máster en la Universidad de Málaga para el desarrollo de videojuegos y he de decir que la experiencia está siendo muy enriquecedora. De hecho creo que puedo implementar varias de las historias de mis novelas en los videojuegos que vaya a crear.

-¿Hace falta aún concienciación sobre el autismo?

-A día de hoy me sigue sorprendiendo cuánta gente desconoce el autismo o el Asperger.

-¿Qué haría falta para atajar estas carencias?

-Creo que cualquier persona ha de ser consciente de que va a llegar tan lejos como se proponga, con dedicación, esfuerzo duro y sacrificio, independientemente de su condición. En cuanto a los familiares, un trato especial hacia una persona con Asperger respecto al resto desde mi punto de vista dificultará su capacidad de integrarse al mundo real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios