Comercialización

El aceite de oliva no remonta en precio, pese al aumento de las ventas

  • COAG reclama a la AICA que vigile la cadena de valor. La producción es inferior a la prevista y crecen las exportaciones

Aceite de oliva virgen extra servido en pan. Aceite de oliva virgen extra servido en pan.

Aceite de oliva virgen extra servido en pan.

El sector de aceite de oliva no encuentra tregua ni porque baraja buenos datos en ventas, tanto en el mercado interior como en exportaciones y pese a haber un stock controlado.

Todos estos ingredientes no logran un precio en origen aceptable para los productores y eso con unos datos de producción nacional de poco más de 1.100.000 toneladas, y rozando las 900.000 en Andalucía, según los últimos datos facilitados por la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), que a falta de consolidar los datos, cifra las salidas al mercado durante el mes de marzo rondando las 141.000 toneladas, lo que supone uno de los mejores registros del histórico.

Mientras que el consumo ha subido durante el último mes, los precios en origen han caído un 15% desde marzo de 2019 y un 37% desde el mismo mes en 2018, según datos de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), que denuncia como los olivareros “continúan sumidos en una grave crisis tras más de dos años con bajos precios en origen, que se mantienen por debajo de los costes de producción acumulando unas pérdidas superiores a los 1.100 millones de euros”.

La organización agraria ha denunciado la existencia “de prácticas especulativas que se están dando en el mercado del aceite de oliva, acentuadas por la situación de Estado de Alarma a causa de la crisis sanitaria por coronavirus”.

Juan Luis Ávila, representante de COAG en la Interprofesional del Aceite de Oliva, explica que “un significativo aumento de la demanda que llega al 31% en los hogares, una menor oferta con caídas del 37,6% en la última campaña y el buen ritmo de las exportaciones, contrastan con una caída de los precios origen de hasta un 15%”. “Esto -añade- evidencia que hay operadores que están destruyendo valor del campo a la mesa. No es lógico que con esta situación de mercado, los precios al agricultor se sigan situando en 1,90 euros el kilo, muy por debajo de los costes de producción que están en 2,70 euros el kilo”.

Verificar los contratos

COAG ha pedido a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) que abra de forma urgente una investigación, pues sospecha que hay operadores destruyendo valor en la cadena del aceite de oliva. “La AICA tiene que empezar inmediatamente a verificar que, en los contratos de compra-venta de aceite de oliva se respeta el coste de producción a la hora de fijar el precio, tal y como recoge la última reforma aprobada de Ley de mejora de la cadena alimentaria.

Es intolerable mantener una situación tan crítica por más tiempo cuando hay un repunte del consumo que está beneficiando a todos los operadores de la cadena menos a los olivareros”, ha subrayado Ávila.

COAG entiende que los fundamentos del mercado, oferta y demanda, no justifican la caída de precios y mantiene que se espera una reducción de existencias al final de la campaña en septiembre, de un 23%, respecto a la campaña anterior.

Consumo

Según los últimos datos proporcionados por el Ministerio de Agricultura, el consumo nacional de aceite en los hogares se ha incrementado un 31,5% durante el primer mes de confinamiento respecto al mismo periodo de 2019; un 97,7% la primera semana de confinamiento; un 13,6% la segunda semana; 13,3% la tercera y un 1,6% la cuarta.

Hay que considerar que la mayor parte del consumo de aceite corresponde al aceite de oliva, 3 de 4 litros se consumen en el hogar. Este aumento del consumo, en gran parte debido al acaparamiento realizado por los ciudadanos durante la primera semana de confinamiento, ha supuesto un notable aumento de la venta en los lineales de los supermercados.

Al tiempo, la obligación de cierre de espacios como restaurantes, cafeterías, hoteles, ha restringido la comercialización de aceite de oliva por el canal horeca, pero ha tenido un menor impacto que en otros productos agrarios, ya que la venta en su mayor parte se canaliza a través de la distribución organizada. La cuota de mercado de la gran distribución representa el 88,9% del aceite comercializado.

El almacenamiento privado desencadenado por la UE para regular la oferta a causa de los elevados excedentes de la pasada campaña, ha inmovilizado durante seis meses más de 200.000 toneladas, pero su impacto en el mercado está siendo insignificante, ya que los precios en origen apenas han variado unas décimas al alza.

COAG considera necesario que la UE prorrogue por otros 6 meses más el almacenamiento privado para dar mayor margen a que se recuperen los precios, máxime en una situación de incertidumbre por los efectos económicos que va a tener el Covid-19 a corto y medio plazo. Además, pìden que se actualicen los umbrales de desencadenamiento del almacenamiento privado para adaptarlos a los costes de producción presentes.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía destaca el crecimiento de las ventas en el mercado interior y el presidente del Consejo Sectorial de Aceite de Oliva de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Cristóbal Gallego Martínez, considera que “podemos estar hablando de unas 65.000 toneladas comercializadas en España, cuando la media, en lo que va de campaña, ha superado escasamente las 43.000”.

En cuanto a las exportaciones, muestra su gran preocupación por la dramática caída de las ventas de aceite de oliva envasado a Estados Unidos, tras la imposición de aranceles en octubre. “Es algo que venimos alertando desde hace meses que iba a ocurrir, como así se está demostrando, y que pone en peligro el liderazgo oleícola español en aquel país, tirando por tierra años de esfuerzos ”, subraya.

Escaso enlace

Interóleo destaca que las disponibilidades de aceite son aproximadamente un 10% inferiores a la campaña pasada debido a la merma productiva y llama la atención sobre “un preocupante y elevado nivel de importaciones, nada comprensible ante los bajos precios del mercado nacional”.

Insiste en que habrá un escaso enlace entre campañas por lo que entiende que “a corto plazo, solo cabe la posibilidad de que se produzca un obligado repunte de los precios en origen del aceite de oliva”.

El Grupo Interóleo reclama prudencia a la hora de comercializar para que se haga de una forma tranquila “y teniendo en cuenta que estamos en un mercado globalizado, donde es muy importante analizar las producciones y consumos de todo el mundo, no sólo de España”.

Al igual que COAG, considera que “es inexplicable que los precios en origen sigan tan bajos, sobre todo porque hay que tener muy en cuenta que la producción de aceite, ya no solo en España, sino a nivel mundial, es inferior a las prevista”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios