Alcances

Largometraje - Crónica accidental de un anarquista

Una vez más hay que recurrir al tópico de "la realidad supera a la ficción" para describir la vida de Lucio Urtubia, quien, si hubiera nacido en Connecticut o Massashusset, ya Hollywood le hubiera dedicado más de una película con aureola de óscar de la Academia. Con el dinamismo e intriga de un thiller político, resulta una propuesta envolvente y cautivadora -desde los títulos de crédito hasta la conclusión- en la que sólo las entrevistas o testimonios logran distanciar al espectador de la ilusión de lo que parece fábula. Desde su infancia en Cascante (Navarra), apuntaba maneras de anarquista, cuando ni siquiera sabía de la existencia del término; y para cuando asimiló su ideología, ya andaba avezado en cómo estafar a cualquier modelo, estructura o jerarquía de autoridad. El espectador llega a sentirse fascinado por el protagonista, al igual que familiares, abogados, jueces, e, incluso, estafados y hasta los propios realizadores, a través de un montaje dinámico que no deja ningún cabo suelto. Es finalmente, la inteligente exposición de su coherencia y vitalidad, además de su peculiar concepto de honestidad y compromiso -donde no faltan matices y recovecos sombríos donde cabe toda la gama de grises, blancos y negros- lo que lo redime de ser un vulgar delincuente, para entrar en la mitología de aquellos bandoleros del romanticismo que robaban a los ricos para dárselos a los pobres.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios