8-M

Conciliación: Los hombres andaluces ponen poco la lavadora

  • Una encuesta del Instituto de Estadística y Cartografía confirma que las mujeres todavía son las que llevan el peso de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos

Tres mujeres esperan en una lavandería de Sevilla. Tres mujeres esperan en una lavandería de Sevilla.

Tres mujeres esperan en una lavandería de Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Cuando a un hombre andaluz se le pregunta, con interés sociológico, si en su casa es él quien pone la lavadora, la respuesta es muy variada. Dos de cada diez aseguran que son ellos quienes se encargan de separar la ropa clara de la oscura, llenar la cajita del detergente y elegir el programa. También son dos de cada diez los que aseguran que la tarea se la reparten a medias con su pareja, ya sea un hombre o una mujer. Los menos pueden permitirse que lo haga alguien ajeno a la familia –1,6%– o que sea su madre quien se encarga –5,8%–, a pesar de que fueron entrevistadas 3.008 personas de entre 30 y 60 años. La otra mitad de los hombres que participaron en la encuesta –el 52%– reconocieron que en su casa es su pareja quien hace la colada, según un sondeo del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) sobre conciliación en el hogar.

Las respuestas de los hombres contrastan con las de las mujeres, ya que sólo hay coincidencia en quienes declaran que la lavadora la pone alguien ajeno a la familia. Por contra, ocho de cada diez aseguran que son ellas quienes se encargan siempre o de forma habitual. Sólo el 3,2% apunta a que es su pareja quien limpia la ropa de forma habitual. Incluso el porcentaje de encuestadas que aluden a un reparto de la tarea se reduce hasta el 11,5%, mientras que sólo el 2,1% recurre a su madre. Es sólo una de las situaciones reflejadas en la mencionada encuesta, que se realizó en el último trimestre de 2019 y permite concluir que los hombres reconocen que sus parejas dedican más tiempo que ellos a las tareas domésticas y al cuidado de los hijos.

La encuesta establece diferencias entre el tipo de tarea. Junto con la lavadora, destaca el caso de la plancha. El 57,3%de los hombres deja la tarea para su pareja, mientras que sólo el 4,9% de las mujeres hace lo mismo. El 45,3% de los hombres evita limpiar los baños, el 38,9% tender la ropa, el 38% preparar la comida y el 36,6% barrer, fregar y pasar la aspiradora. En el otro extremo se encuentra el bricolaje, asumido por los hombres en el 82,2% de los casos. Sólo el 6% dejan las pequeñas reparaciones para sus parejas.

La encuesta confirma que las tendencias en materia de conciliación son difíciles de cambiar y necesitan de mayor apoyo de los poderes públicos. Como indica la nota distribuida por el propio IECA, las mujeres tienen mayor implicación que los hombres independientemente de su edad. Seis de cada diez encuestados reconocen que sus parejas dedican más de tres horas diarias a las tareas domésticas en un día laborable, mientras que sólo dos de cada diez emplean el mismo tiempo. Apenas hay diferencias entre ellos en los grupos de edad analizados, algo que sí ocurre para ellas: las más jóvenes dedican menos tiempo a las labores del hogar que las más mayores.

La planificación y los hijos, responsabilidad de ellas

Lo mismo ocurre con la planificación de las tareas, labor logística y de organización que es asumida por el 63,4% de las mujeres y sólo del 27,8% de los hombres, según la percepción de cada sexo. Ellas defienden que sólo el 4,1% de sus parejas asumen esta responsabilidad, por el 26,6% de los hombres. Y resulta llamativo que haya diferencias de sexos cuando responden que el reparto es a medias dentro de la pareja:el 29,3% de las encuestadas lo afirman, frente al 41,9% de los encuestados.

La brecha es muy acusada si se atiende a los datos sobre cuidado de los hijos. Más allá del número de horas que se dedican a los vástagos, el contraste se hace patente en la planificación de cuestiones relacionadas con ellos. Por poner un ejemplo, sólo el 11,4% de los hombres encuestados dice estar atento a las citas médicas de sus hijos, mientras que casi el 70% delega en su pareja y el 26,7% asegura que la tarea es compartida.

En el otro lado, el 67% de las mujeres asegura que son ellas quienes asumen esta labor siempre, un 11,8% lo hacen “habitualmente” y un 15,4% reparte la responsabilidad con su pareja. En ninguno de los grupos de edad hay datos sobre mujeres que hayan respondido que es su pareja, de forma exclusiva, quien planifica las citas del pediatra o del dentista. En la nota metodológica se explica que la ausencia de datos se corresponde con que la muestra es inferior a 20 respuestas. Es decir, ni 20 del alrededor de 1.500 mujeres entrevistadas ha dicho que sea su pareja quien se ocupa de la planificación de citas médicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios