Andalucía

Bendodo pone el foco en la financiación autonómica que “perjudica” a la región

  • El consejero de Presidencia alega que Andalucía recibe menos fondos estatales que la media de regiones con el modelo de reparto de 2009

Elías Bendodo, en la Comisión de Presidencia del Parlamento. Elías Bendodo, en la Comisión de Presidencia del Parlamento.

Elías Bendodo, en la Comisión de Presidencia del Parlamento. / M. J. López / EP

A pocas horas de la jornada electoral, Elías Bendodo se ha acordado de la financiación autonómica. En una conferencia en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Málaga, el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno ha aludido a una de las banderas enarboladas por el PSOE de Susana Díaz en la pasada legislatura y que el bipartito de PP y Ciudadanos que dirige ahora la Junta no tenía entre sus políticas prioritarias, aunque sí figura en el pacto programático que hace de argamasa del Ejecutivo regional.

Bendodo, delante de un auditorio lleno de estudiantes, ha urgido este viernes a cambiar el modelo de financiación autonómica, ya que “no ha dado buenos resultados” y ha ocasionado que comunidades como Andalucía salgan “perjudicadas” y reciban “menos que la media”.

Este modelo data de 2009, con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa y fue aprobado gracias a un acuerdo de los socialistas con ERC, que contó con el apoyo de José Antonio Griñán, líder del PSOE andaluz en aquellos momentos.

Su sucesora, Susana Díaz, tras perder las primarias de su partido frente a Pedro Sánchez, se agarró a esta reforma para atizar al Gobierno de Mariano Rajoy en un rearme andalucista que llevó al Parlamento. El PSOE quería hacer oposición al Ejecutivo central desde la Junta, pero también obligar a las franquicias andaluzas de PP y Ciudadanos a posicionarse.

Ciudadanos no se bajó del burro y se quedó fuera del acuerdo, pero el PP, contra pronóstico y a última hora, se sumó al pacto en el legislativo andaluz, un documento pergeñado por el equipo de María Jesús Montero, todavía consejera de Hacienda, con la colaboración de Podemos e IU.

100 diputados apoyaron aquel acuerdo, entre ellos, los 33 del PP en la oposición. Con la moción de censura y la llegada de Sánchez a La Moncloa, a Díaz se le fue olvidando su exigencia. Los 4.000 millones de euros que, según los cálculos de Montero, necesitaba la región fueron desapareciendo de los argumentarios.

El presidente del Gobierno, con la ex consejera en el Ministerio de Hacienda, dio la puntilla a la exigencia andaluza de la nueva financiación en su primera comparecencia en el Senado. No habría reforma integral del modelo de reparto de fondos estatales entre las regiones en la legislatura que está a punto de finalizar.

El PP y Ciudadanos utilizaron este traspié y retomaron la reforma de la financiación para su programa. Con un presidente socialista en el Ejecutivo resulta más sencillo quejarse de la infrafinanciación de Andalucía.

En su alocución, Bendodo hizo ayer una radiografía de cómo funciona una Administración que cuenta con un presupuesto anual de unos 35.000 millones de euros procedentes en su mayoría del Gobierno central.

El Gobierno andaluz contra la burocracia

Entre las prioridades desgranadas por el consejero de Presidencia, Interior y Administraciones Públicas, aludió a la simplificación del marco normativo que afecta a las empresas, la regulación, para facilitar su labor de cara al crecimiento de la comunidad.

Bendodo animó a los jóvenes a ser emprendedores, ya que Andalucía necesita, a su juicio, de ese colectivo de trabajadores que “ayude a la creación de riqueza” y a los que, a su vez, la Administración tiene que garantizar que los trámites que tengan que llevar a cabo para poner en marcha el negocio “sean sencillos”. “La burocracia no puede ser un freno”, defendió el consejero, quien añadió que la normativa en vigor no debe ser “contradictoria o tan amplia que sea inabarcable”.

El portavoz del Ejecutivo reiteró que el equipo que dirige Juanma Moreno trabaja para eliminar trabas burocráticas y que las normas que existen relacionadas con los sectores empresariales y productivos sean “estrictamente necesarias y más claras”.

Para Bendodo, cualquier Administración “tiene una gran capacidad de influir en el territorio” a través de la contratación pública que estimula la economía y también gracias al “impulso de proyectos claves”.

Asimismo, sostuvo que una Administración mal gestionada “necesitará cada vez más ingresos para prestar servicios”, y éstos proceden en buena medida de los impuestos de los ciudadanos. En este sentido, recordó que el Ejecutivo andaluz volverá a bajar impuestos siempre que pueda porque “el dinero en manos de los ciudadanos acaba estimulando la actividad económica”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios