Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Andalucía

La Junta revierte parte del recorte que impulsó en su estructura provincial

Elías Bendodo, en el palacio de San Telmo. Elías Bendodo, en el palacio de San Telmo.

Elías Bendodo, en el palacio de San Telmo. / Julio Muñoz / EFE

El Gobierno de Juanma Moreno revertirá parte del recorte de la estructura provincial que puso en marcha al llegar al poder. El Ejecutivo ha tardado menos de un año en darse cuenta de que la fusión de determinadas consejerías provoca un importante aumento de la carta de trabajo en las delegaciones provinciales, que cuentan con menos personal que durante la anterior Administración socialista. Para acabar con esta saturación, el Consejo de Gobierno remodeló el pasado martes el decreto que regula la organización territorial de la Junta para hacer posible la creación del cargo de coordinador de Justicia, por un lado, y Medio Ambiente y Cambio Climático, por otro.

Los planes del Ejecutivo pasan por incorporar a 16 profesionales, uno por provincia, en el organigrama de las consejerías que dirigen Juan Marín y Carmen Crespo. Cuando entren en la Administración, el número de eventuales del Gobierno de PP y Ciudadanos será de 232, sólo siete menos que había en el Ejecutivo de Susana Díaz cuando abandonó la Junta, aunque la cifra todavía está lejos de los 267 que tenía capacidad para contratar el anterior equipo.

Desde la Junta explican que la contratación se limitará a los mencionados 16 coordinadores de programa con el objetivo de aliviar una carga de trabajo “muy importante”. “Hace falta reforzar el equipo”, ha dicho este jueves el portavoz del Ejecutivo y consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, en comisión parlamentaria. No obstante, el decreto aprobado el pasado lunes en el Consejo de Gobierno –a pesar de que no figuraba en el orden del día ni se informó al respecto– abre la puerta a la incorporación de más personal a las delegaciones provinciales.

Actualmente, cada departamento territorial cuenta con un secretario general elegido por los consejeros de entre el cuerpo de funcionarios. A partir de ahora, las delegaciones podrán contar con dos de estos profesionales con dedicación exclusiva a una de las consejerías. Esta situación es la respuesta a la creación de unos departamentos provinciales con exceso de competencias y de diversa índole. Los mayores problemas se concentran en Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y en Turismo, Justicia, Administración Local y Regeneración.

Demasiado trabajo en Agricultura y Justicia

Un miembro del Gobierno andaluz reconoció hace unos meses la complejidad del problema y avanzó que había planes para atajarlo, aunque descartó la posibilidad de disgregar alguna de las consejerías más voluminosas. Fuentes del Ejecutivo también rechazan que vayan a incorporarse coordinadores de programa al resto de consejerías a pesar de que hay algunas que atienden a competencias tan relevantes como Igualdad, Políticas Sociales y Educación al mismo tiempo. Según explican, en estos departamentos existen otros organismos que sirven de apoyo para la gestión en las provincias, como el Instituto Andaluz de la Mujer o el Instituto Andaluz de la Juventud.

El decreto aprobado el pasado lunes asocia la posibilidad de ampliar la plantilla de eventuales al permiso de la Consejería de Hacienda. Sobre la hipotética creación de la segunda secretaría general provincial a la aprobación de un decreto del Consejo de Gobierno y al aval de los departamentos de Hacienda y Administración Pública. La norma también abre la puerta a la llamada “gestión compartida”. El objetivo de esta iniciativa es unificar la gestión económica y de recursos humanos, así como el registro y la atención de la ciudadanía.

El diputado socialista Carmelo Gómez ha criticado la aprobación de este decreto “por el que se crean 40 puestos a dedo en la Administración andaluza, cinco por cada una de las provincias”. El dirigente socialista considera que la puesta en marcha de esta iniciativa “demuestra una mentira más de un Gobierno mentiroso, falso, que engaña al conjunto de los andaluces”, y que “ha tenido a bien celebrar el 28 de febrero con un regalito a 40 andaluces que tendrán la posibilidad de trabajar en la administración en el futuro”.

Gómez ha avisado de que su grupo va a “seguir muy pendiente de este tema”, y el Gobierno andaluz “no se va a salir de rositas”. Para ello, el PSOE va a “pedir la comparecencia” de Elías Bendodo, en el Parlamento para que explique “por qué ha tomado esta medida”. Los socialistas quieren que el Gobierno explique si pretende introducir en la Administración autonómica “40 comisarios políticos”, y “si quiere traerse gente de fuera para gestionar” la misma.

Desde la Junta recuerdan que, en los primeros compases de su llegada al poder, PP y Cs pusieron en marcha una reducción de altos cargos y eventuales tanto en los servicios centrales como en las delegaciones territoriales que permitirá el ahorro de unos 14 millones de euros en la legislatura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios