Caso Marta del Castillo Miguel Carcaño ha pedido ya sin éxito más de 20 permisos carcelarios

  • El condenado, que ahora tiene 29 años, ha cumplido ya casi la mitad de la condena de 21 años

Miguel Carcaño en uno de los traslados a los juzgados durante las diligencias del caso. Miguel Carcaño en uno de los traslados a los juzgados durante las diligencias del caso.

Miguel Carcaño en uno de los traslados a los juzgados durante las diligencias del caso. / EFE

Miguel Carcaño, que cumple una condena de 21 años y tres meses de cárcel por el asesinato de Marta del Castillo, ha solicitado en durante los diez años que lleva privado de libertad más de una veintena de permisos carcelarios. Todos los permisos que ha pedido el único adulto condenado por este crimen han sido hasta ahora rechazados, según informaron a Efe fuentes de Instituciones Penitenciarias.

El condenado, que ahora tiene 29 años, ingresó en prisión en febrero de 2009, tras su detención por el asesinato de Marta del Castillo y desde entonces ha estado privado de libertad, primero como preso preventivo y ahora cumpliendo la condena de 21 años y tres meses que le impuso el Tribunal Supremo –la Audiencia de Sevilla lo había condenado a 20 años de cárcel–.

El joven lleva actualmente una vida “normalizada” en la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), según explicó recientemente a este periódico su abogada, Paloma Pérez Sendino, está “aclimatado a su vida en prisión, está prisionizado”.

Miguel Carcaño está clasificado en segundo grado, el régimen más habitual entre la población reclusa. Según el artículo 154 del reglamento penitenciario, los penados tienen derecho a disfrutar de permisos de salida ordinarios de hasta siete días de duración “como preparación para la vida en libertad”, hasta un total de 36 o 48 días por año. El requisito para que se le conceda un permiso es que haya cumplido la cuarta parte de la condena –algo que Carcaño ya ha superado– y no observe durante su estancia en prisión “mala conducta”.

Para la concesión de un permiso es necesario un previo “informe preceptivo” del equipo técnico de la prisión, y ese informe será desfavorable cuando, “por la peculiar trayectoria delictiva, la personalidad anómala del interno o por la existencia de variables cualitativas desfavorables, resulte probable el quebrantamiento de la condena, la comisión de nuevos delitos o una repercusión negativa de la salida sobre el interno desde la perspectiva de su preparación para la vida en libertad o de su programa individualizado de tratamiento”, según recoge el artículo 156 del reglamento penitenciario.

La abogada de Miguel Carcaño también aseguró a este periódico que con toda probabilidad Carcaño cumplirá la condena “íntegra” y sin lograr ningún permiso hasta que esté muy próxima su excarcelación, que está prevista para el 8 de mayo de 2030.

A la hora de conceder los permisos se tienen en cuenta factores como el arrepentimiento del delito cometido, algo que difícilmente puede estimarse en el caso de Carcaño debido a que después de una década sigue sin aparecer el cuerpo de la víctima, a pesar de todos los intentos que se han llevado a cabo y de las búsquedas para su hallazgo, todas ellas motivadas por las sucesivas declaraciones de Carcaño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios