Andalucía

El PP apoya un debate en televisión con Podemos y duda de que Díaz quiera

  • Moreno quiere evitar el error de Arenas en la campaña de 2012 y ofrece hasta tres debates. Los ex presidentes sólo aceptaron a partidos con representación Iglesias criticó a Canal Sur.

Comentarios 17

Uno de los acontecimientos que suscitan mayor interés en la campaña electoral (interés mediático, sin que la atención de los ciudadanos sea equivalente) es la celebración de un debate electoral en televisión. Los partidos han comenzado a preparar la campaña y son los que parten con desventaja en las encuestas los que, por regla general, provocan el debate sobre el debate. El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, ha ofrecido hasta tres, y, el miércoles, la presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, confirmó su participación en los debates que se propongan, pero eludió pronunciarse sobre la presencia de Podemos. Los anteriores presidentes socialistas de la Junta, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, sólo aceptaron debatir con partidos que ya contasen con representación parlamentaria. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, lanzó en un mitin celebrado en Sevilla hace unas semanas una andanada contra Canal Sur por la supuesta anulación de una entrevista en la cadena pública y responsabilizó de la decisión a Díaz.

La estrategia de Susana Díaz pasa por dirigirse a Podemos como principal rival y minusvalorar al PP, pero preguntada si está dispuesta a debatir con Podemos en Andalucía, Díaz miró para otro lado. "No sé con quién tengo que debatir y con quién no", ya que "eso me lo dirán los partidos y la Junta Electoral", dijo.

El PP sí que aceptó ayer la presencia de Podemos en los debates televisivos. Preguntada al respecto, la secretaria general del PP andaluz, Dolores López Gabarro, dijo que su presidente "no tiene ningún problema en debatir con ninguna fuerza política". "Lo que no sé es si la presidenta lo tendrá, probablemente", añadió.

El PP cambia radicalmente la estrategia que tomó Javier Arenas en la campaña de 2012, cuando se ausentó del debate en Canal Sur y dejó solos a los candidatos del PSOE (José Antonio Griñán) y Diego Valderas (IU).

Los teóricos en comunicación política señalan que el candidato que está a la cabeza en las encuestas no debiera aceptar un debate salvo circunstancias especiales, ya que podría perjudicarle, y eso pensó Javier Arenas en la campaña de 2012 aupado por las encuestas que desde hacía un año le otorgaban la mayoría absoluta.

Díaz recordó este incidente y aseguró que "no voy a hacer lo que hizo Javier Arenas en las últimas elecciones que dio una espantá y dejó plantado al conjunto de los andaluces, a la televisión pública en Andalucía, al PSOE e IU; eso no lo haré", dijo.

Según un estudio elaborado por el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía en el verano de 2012 el 74,9% de los andaluces valoró de forma negativa la ausencia de Arenas en el debate de Canal Sur, y sólo el 10 % lo valoró de forma positiva. Aunque esta valoración, según los entrevistados, influyó poco o nada en su posterior comportamiento electoral en un 86,6%. Fueron los hombres (7,4%) y los que tienen estudios secundarios (8,9%) los que manifestaron que la ausencia de Arenas al debate les hizo cambiar su conducta electoral a la contraria.

No obstante, son los partidos políticos los que otorgan una importancia categórica al debate en televisión. Sólo el 20,9% de los andaluces encuestados por el Capdea manifestó haber visto el debate y un 9,7% no lo vio, pero tuvo algunas referencias de él; mientras que un 69,3% de los andaluces manifestó no haberlo visto ni tener referencias del mismo.

En cuanto a la utilidad de los debates o si estos pueden influir en la conducta de los electores en el caso de los comicios autonómicos de 2012, un 73,3% de los andaluces manifestaron que no les influyó a la hora de votar. Entre los que manifiestan que sí les influyó en su conducta, en un 20,1% de los casos sirvió para reforzar posiciones latentes de los electores (les animó a votar, les animó a abstenerse o reforzó su decisión de votar al partido que pensaba) y sólo en un 1,9% de los casos sirve para activar el voto (me ayudó a decidir el partido al que iba a votar). Pese a estas opiniones, la negociación de los debates en televisión seguirá centrando el interés mediático.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios