Andalucía

Seopan rechaza que el Gobierno levante peajes porque va contra lo que hace Europa

  • La patronal de las concesionarias ve injusto trasladar del usuario al contribuyente el coste de mantener las autopistas

Julián Núñez, presidente de Seopan, participa en el seminario de la UIMP y APIE. Julián Núñez, presidente de Seopan, participa en el seminario de la UIMP y APIE.

Julián Núñez, presidente de Seopan, participa en el seminario de la UIMP y APIE. / Pedro Puente Hoyos / EFE

Comentarios 2

La decisión del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de levantar los peajes conforme vayan cumpliendo las concesiones, lo que en Andalucía significará que la AP-4 entre Sevilla y Cádiz será de libre tránsito desde el primero de enero de 2020, no ha gustado en absoluto a la patronal de las empresas constructoras y concesionarias, Seopan. Su presidente, Julián Núñez, afirmó hoy en Santander que esta decición va en contra de lo que hacen los demás países de Europa.

Durante su participación en el seminario La economía ante el blockchain. Lo que está por venirorganizado en Santander por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de de Periodistas de Información Económica (APIE), con el patrocinio de BBVA, Núñez argumentó que eliminar los peajes de las autopistas supone trasladar los costes de mantenimiento y conservación de dichas carreteras a todos los contribuyentes por la vía de los impuestos, en lugar de que sean asumidos por quienes las usan, como sí ocurre cuando se abonan peajes.  

El presidente de Seopán defendió el principio europeo de "quien usa y contamina, paga", en vez de "subvencionar" a los conductores "su uso gratuito". "El mantenimiento de la carretera, que la financie el usuario, y que el contribuyente se dedique a financiar lo que tiene más prioridad", añadió.

El sector confesional ha calculado que el coste de mantenimiento de las autopistas que dejarán de ser de peajes desde este años a 2021 ronda los 450 millones de euros. En Santander, Núñez ofreció datos, a requerimiento de los periodistas, del negocio que este modelo que defiende frente al español de una amplia red de autovías gratuitas. Según los datos de Seopan, en 2017 las concesionarias facturaron 1.836 millones, más del el cuádruple del coste de mantenimiento que esgrimen y con unas infraestructuras que están en su mayoría amortizadas por su largo periodo de explotación, casi 50 años en el caso de la AP-4. Esa cifra de negocio se incremntó además en 2017 en un 1,33% respecto a la que el sector tuvo en 2016, que fue de 1.812 millones de euros, fundamentalmente por un incremento del tráfico en esas vías, que la propia patronal cifra en el entorno del 6%. “En Europa también están todas las infraestructuras amortizadas y se mantiene ese modelo de quien usas y contamina paga”, defendió Núñez para sostener su posición.

Frente a la gratuidad de la red de autovías españoles, el presidente de Seopan contrapuso el modelo de uso tarificado de la red viaria que aplica el resto de Europa y que,, arguyó, permite a esos países destinar lo ingresado por los peajes al mantenimiento de las carreteras y la recaudación fiscal a otras prioridades de protección social, educación, sanidad, medioambiente o I+D+i.

Núñez cifró en 114.000 millones el déficit inversor en infraestructuras de España y reconoció que algunas de las construidas ha resultado “ineficientes”, aunque aminoró su importancia por que “de cada mil decisiones tomadas se cometieron errores en dos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios