Andalucía

Los armadores esperan una respuesta del Gobierno africano en el último día

  • El plazo para pagar la sanción de 300.000 euros expira hoy · Los propietarios de los barcos pasaron el día de ayer pendientes de una reunión que no se produjo

Comentarios 2

"No sabemos nada nuevo". Esta fue la respuesta que dieron a lo largo de día de ayer en reiteradas ocasiones los armadores de los tres buques apresados por las autoridades de Guinea Bissau. Se mostraron cautos y prefieren agotar el plazo para pagar la multa de unos 300.000 euros (450.000 dólares), que termina hoy, antes de aventurarse a hacer estimaciones sobre lo que pasará. Confían en la mediación diplomática del Gobierno español y en que el Ejecutivo africano se pronuncie antes de que expire el plazo para abonar la multa.

Los armadores, que consideran que no debían pagar las tasas para hacer el trasvase de combustible más allá de 24 millas de la costa, han lanzado una petición al Gobierno africano a través del embajador español, Ángel Manuel Ballesteros, que consiste en que libere a los tres buques apresados o que se reduzca la sanción impuesta.

Todo el día de ayer pasaron pendientes del teléfono por si se producía el pronunciamiento del primer ministro de Guinea, Carlos Gomes, que finalmente no llegó. Ni siquiera se produjo la reunión que se preveía podía producirse. Al parecer, puede celebrarse hoy. Los propietarios del Sierra de Huelva y Alfonso Riera I no quisieron ayer pronunciarse sobre la posición que tendrían que adoptar de no producirse la respuesta que se espera del Gobierno guineano.

Ángel Muriel apuntó que el objetivo es "agotar el plazo al máximo para ver si se anula la sanción, porque no hay motivos para la misma, o se rebaja y, tras ello, se produzca la salida de los barcos onubenses del puerto".

El patrón del Alfonso Riera I, José Vaz, consideró ayer que "si las conversaciones no avanzan hará falta la intervención de los ministros de Exteriores", aunque matizó que "sería sólo una posibilidad pues todos esperamos que esta situación se resuelva lo antes posible".

Desde el pasado 8 de octubre permanecen apresados los buques Sierra Mar, Febel III y Alfonso Riera I por las autoridades de Guinea Bissau, que ordenaron una intervención armada en los mismos por no abonar las tasas correspondientes al bunkering (repostar en el mar). Los barcos habían estado faenando frente a las costas del país africano capturando marisco y pretendían reponer combustible antes de dirigirse hacia el puerto de Dakar para vender la mercancía.

La tripulación, que espera impaciente las novedades sobre el conflicto, está integrada por medio centenar de personas de distintas nacionalidades (española, guineana y senegalesa), de ellos una decena son onubenses, pues dos de los barcos tienen base en el puerto de Huelva y el tercero (el Alfonso Riera I), en el municipio de Lepe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios