coronavirus andalucia Moreno avisa de "pasos atrás en la libertad" si se extienden los brotes

  • El presidente andaluz llama a la responsabilidad individual en el cumplimiento de la norma

  • Andalucía registra tres nuevos brotes, pero la presión asistencial en los hospitales sigue estable

El presidente andaluz, Juanma Moreno, y el consejero de Salud, Jesús Aguirre, en Córdoba. El presidente andaluz, Juanma Moreno, y el consejero de Salud, Jesús Aguirre, en Córdoba.

El presidente andaluz, Juanma Moreno, y el consejero de Salud, Jesús Aguirre, en Córdoba. / Juan Ayala

La Junta de Andalucía multiplica los avisos. Por mar, por tierra y aire, las advertencias del Gobierno andaluz no cesan. Al "no nos temblará el pulso a la hora de tomar medidas" para cortar la propagación del coronavirus enunciado semana sí y semana también por el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, se sumó ayer la voz del presidente de la Junta, reservada normalmente a situaciones más excepcionales. Juanma Moreno avisó ayer en Córdoba de nuevas restricciones de movilidad, de "pasos atrás", de volver a la realidad más temida, a la de un periodo indeterminado entre la antigua y la nueva normalidad.

El vicepresidente andaluz, Juan Marín, también participó en el encendido de las luces de alerta. "Si no somos conscientes de que hay que convivir, nos irá muy mal", dijo, haciendo un llamamiento a la responsabilidad de cada uno.

Andalucía registró ayer tres nuevos brotes. En total, según los datos ofrecidos por la Consejería de Salud y Familias, la comunidad andaluza acumula un total de 24 focos activos de coronavirus con un suma de 419 positivos confirmados. Los tres nuevos brotes de la última jornada, con cifras no numerosas, se localizaron en la provincia de Almería –uno en el distrito de la capital y otro en el de Levante-Almanzora– y en Córdoba –en Peñarroya-Pueblonuevo–, provincia donde sigue coleando el contagio ocurrido en la discoteca Babylonia. Este foco, cuyo número de afectados se elevó ayer a 83 casos desde los 73 del día anterior, sigue siendo el más numeroso de Andalucía en las últimas 24 horas, informó desde Córdoba Lourdes Chaparro.

"La posibilidad de un contagio masivo existe"

Fue en Córdoba desde donde el presidente efectuó ayer sus advertencias. La excusa, como elemento formal, fue la presentación de un monumento en homenaje al personal sanitario; el fondo, en cambio, fue un mensaje de tono severo. "Si no asumimos la cuota de responsabilidad individual vamos a dar pasos atrás en nuestra libertad social, en la actividad económica y en la sanidad", dijo Moreno, quien no titubeó en sus avisos: "Tomaremos las decisiones oportunas" para frenar los brotes. "No nos van a temblar las piernas ni el pulso para tomarlas, pero no queremos llegar a lo que vivimos en marzo y abril", alertó en unas declaraciones recogidas por Fabiola Mouzo en las que llamó a eludir aglomeraciones.

Según Moreno, los brotes están "localizados y aislados", pero alertó de que "la posibilidad real de un contagio masivo existe", haciendo alusión a la situación de Cataluña: "Evitemos que ese riesgo llegue a Andalucía, pues lo vamos a lamentar".

El presidente andaluz pidió a los andaluces el uso de mascarilla, bien sea en lugares públicos o privados, el lavado de manos y evitar las aglomeraciones: "Evitemos el sufrimiento del desempleo, evitemos que la crisis económica y social se sume a la sanitaria y podamos recuperar no solo nuestro espacio natural sino también nuestra economía y bienestar".

A diferencia de los focos registrados durante los meses de marzo y abril, la actual aparición de brotes de personas contagiadas no lleva aparejado un aumento de las hospitalizaciones. La ocupación de las camas en los centros hospitalarios sigue siendo estable, evidenciándose que la transmisión del coronavirus se está produciendo con mayor profusión entre la población joven y, en general, la detección se produce entre individuos que ni siquiera ofrecen los síntomas. Actualmente están ingresados en los hospitales andaluces 45 pacientes confirmados con Covid-19 –dos más ayer que el día anterior–, de los que seis necesitan atención en la UCI.

El vicepresidente andaluz, Juan Marín, se refirió a estos datos sanitarios –"no son preocupantes", apuntó–, no obstante, en la línea del presidente, optó por no relajar la tensión ante el posible surgimiento de una fase descontrolada de la propagación del virus, la temida transmisión comunitaria que campa en zonas de Cataluña y Aragón. "Si los expertos del SAS recomiendan que hay que limitar aforos o cerrar establecimientos o alguna actividad se hará, pero ahora no es necesario; sí lo es cumplir con las normas", digo en unas declaraciones citadas por Europa Press.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios