Tribuna de opinión

El futuro de Andalucía

  • La tarea de producir riqueza y puestos de trabajo incumbe a la sociedad civil, que debe ser estimulada por los poderes públicos para ahorrar, crear empresas modernas y competir

LA  reciente incorporación a la  Unión Europea de  diez Estados más, con niveles de  renta inferiores a los  de  Andalucía  y la  cumbre europea celebrada en Bruselas en diciembre pasado sobre los  presupuestos comunitarios del 2007 al 2014, son dos acontecimientos de  gran importancia para Andalucía . Si los  nuevos Estados que se han incorporado han de  recibir ayudas de  la  Unión y los  Estados ricos de ésta no están por aumentar su aportación al presupuesto, resulta evidente que los  Estados intermedios, entre los  que se encuentra España, han de resultar perjudicados en el  futuro . Además España ha mejorado sus niveles de  renta desde su ingreso en Europa y esto es un argumento más para que disminuyan más las  ayudas que recibe de  la  Unión Europea. Entre el  saldo positivo que España logró en la  cumbre de  Berlín para el periodo 2000-2006 , y el  que ha obtenido en Bruselas para el  septenio 2007-2014, hay una gran diferencia en perjuicio de  España y de Andalucía .

 Andalucía  ha mejorado mucho desde que en 1986 España ingresó en la  Comunidad Europea, pero sigue ocupando los  últimos lugares en la  renta per cápita de  las  comunidades autónomas de España.Entre las  causas de  la  mejora de  Andalucía  en los  últimos veinte años hay que situar el  haber recibido, desde 1986, 43.651 millones de  euros en ayudas comunitarias, de  los  que más de  la  mitad han tenido como destino la  agricultura, pero no podemos olvidar pensando en el  futuro  que la  Organización Mundial del Comercio, en su reciente reunión, ha acordado que para el  año 2013 los  países menos desarrollados puedan vender sus productos agrícolas en Occidente sin aranceles y que los  Estados occidentales dejen de  prestar ayudas económicas a sus agricultores. Si esto se lleva a la  práctica, la  agricultura andaluza recibirá grandes perjuicios y tendrá que realizar grandes transformaciones. Si a eso añadimos que, en España, determinadas comunidades autónomas, y concretamente Cataluña, quieren reducir su aportación a la  solidaridad intercomunitaria, habrá que reconocer que los tiempos que se avecinan son preocupantes.

Andalucía debe ser consciente de que en veinte años ha dejado de ser comunidad subdesarrollada y pronto dejará de ser subvencionada

No es de  extrañar que el ministro de  Economía y Hacienda, Pedro Solbes, dijera en Sevilla el pasado 22 de  junio, que Andalucía  debe de  prepararse para dejar de  ser Objetivo 1 (renta per cápita inferior al 75% del PIB de  la  media europea), cuando concluya el  marco comunitario que va del 2007 al 2013 y que la comisaria europea de  Política Regional, Danubia Hubner, dijera recientemente en Madrid que Andalucía  seguiría siendo Objetivo 1 durante el  periodo 2007-2013, pero que hay que prepararse para ese momento y añadió que "a pesar del enorme potencial de  esta vasta región, el  sur del sur tiene que hacer frente al paro, a una economía a la  zaga y a las amenazas que pesan sobre su medio ambiente".Debe de  tenerse en cuenta que cuando hoy se habla del PIB por habitante de  los  andaluces hay que referirse a la  media de  la  Unión Europea de  los  15, a la  de los  25 estados y a media española.Respecto a esta última es el  77,1% de  la  media española, y ha mejorado.

Como dato positivo hay que destacar también que el  crecimiento de  la  economía andaluza se sitúa también en el  3,9% desde 1999, superior al de  la  española y a la  media comunitaria, con lo  que, de  mantenerse, Andalucía  dejaría de  ser Objetivo 1 en la  Unión Europea mucho antes del año 2013. Sin embargo, el  paro es un dato preocupante en Andalucía , ya que superamos en tres puntos a la  media nacional (8,4%) sobre la  población activa y que uno de  cada cuatro parados en España está en Andalucía , cifra muy superior a la  que nos corresponde por población y territorio.El  dato de  2005 es malo, porque, siendo un año bueno en España, el  paro en Andalucía aumentó un 6,25%, aunque descendió en diciembre un 0,91%.

 Andalucía debe ser consciente de  que en veinte años ha dejado de  ser comunidad subdesarrollada y que pronto dejará de  ser comunidad subvencionada, y eso obliga a los  poderes públicos y a la  sociedad civil a reflexionar sobre cuál sea su papel en el  futuro . Los  poderes públicos de  todas las Administraciones han de  mejorar las  infraestructuras de  Andalucía , los niveles del sistema educativo han de  elevarse porque la  baja productividad depende, en parte, del conocimiento de  los  trabajadores andaluces, las  Administraciones públicas han de  mejorar su eficacia porque ello  estimula a los  ciudadanos a ser emprendedores. Las Administraciones públicas han de  reducir el  exceso de  intervencionismo que se observa en no pocas materias y han de  estimular a una sociedad civil emprendedora, y la  Junta de  Andalucía  ha de  reducir el  constante incremento de  los  gastos corrientes.

Pero la  tarea de  producir riqueza y crear puestos de  trabajo corresponde principalmente a la  sociedad civil, que debe ser estimulada por los  poderes públicos, para que produzca y ahorre el  dinero que dentro de  poco dejará de  venir de  Europa, para que cree empresas del tamaño adecuado para competir fuera de  España, para que organice sus empresas utilizando las  modernas tecnologías y la I+D+I a fin de  mejorar nuestra deficitaria productividad, para que nuestros estudiantes no sólo aspiren a ser funcionarios, sino también empresarios. A la  sociedad civil andaluza le  corresponde realizar un gran esfuerzo y una transformación ante la  nueva encrucijada. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios