Inmigración

Los migrantes del 'Aquarius' recibirán el mismo trato que el de las pateras

  • El ministro Grande-Marlaska considera que hay que quitar las concertinas de las vallas de Ceuta y de Melilla

Una embarcación de Salvamento Marítimo llega al puerto de Motril este jueves. Una embarcación de Salvamento Marítimo llega al puerto de Motril este jueves.

Una embarcación de Salvamento Marítimo llega al puerto de Motril este jueves. / Efe

Los 630 migrantes que navegan hacia el puerto de Valencia en la flotilla del Aquarius recibirán un trato “idéntico” al del resto de personas que llegan a España en estas circunstancias; es decir, quienes son rescatados mientras intentaban entrar de modo ilegal a bordo de pateras.

El Gobierno ha aclarado de este modo lo que iba a ser una incoherencia, ya que quienes cruzan el Estrecho no son considerados refugiados, a pesar de que muchos coinciden en nacionalidad con los viajeros que provienen de las costas italianas. Sólo el 2% de quienes entran por Andalucía solicitan el asilo.

Idéntico trato

No obstante, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha realizado este jueves unas declaraciones en las que, admitiendo la igualdad, abre las opciones a otros tratos. Según dijo el ministro en una entrevista en Onda Cero, “se aplicará el principio de legalidad” , pero en función de las circunstancias habrá un “tratamiento específico”. Es decir, cuando los migrantes arriben seguirán con el procedimiento habitual: serán atendidos, trasladados a centros de atención, se averiguará su nacionalidad y, de acuerdo con ésta y con los acuerdos internacionales de España, podrán ser considerados refugiados o personas que han tratado de entrar ilegamente. Aunque, claro, no lo han intentado en España, ya que han sido invitados por el presidente del Gobierno a venir.

Los migrantes del barco salieron de las costas de Libia hacia Italia cuando fueron recogidos por una onegé que había fletado el Aquarius. El Gobierno italiano se negó a acogerlos, aunque sí ha recibe a las personas que salva su propio operativo costero.

Si no se les considerase refugiados, España debe devolverlos a sus países de origen, en el caso de que haya un convenio con el Estado, y si no es así, se les pone en libertad con una orden de expulsión. Por ejemplo, los marroquíes y argelinos siempre son devueltos.

El lunes pasado todo indicaba que, gracias a la invitación, los migrantes del Aquarius iban a ser considerados refugiados, pero esta condición sólo se obtiene si llegan desde países en guerra. Es el caso de los sirios.

Vallas sin concertinas

El ministro de Interior también ha asegurado que su voluntad es retirar de las vallas de Ceuta y Melilla las concertinas y que pedirá un informe para ver qué otras medidas pueden sustituirlas. Las concertinas son una suerte de cuchillas que infligen graves daños en extremidades. Grande-Marlaska ha reconocido que “no es aceptable” ver a personas saltando la verja y que el estudio de su retirada será una de sus primeras decisiones. “Haré todo lo posible para que las concertinas puedan ser retiradas”, ha apostillado.

El ministro ha dicho que asume “tranquilo” su cargo y que no llegó a plantearse una respuesta que no fuera la de aceptar la cartera y asumir el reto. No ha querido desvelar ningún nombre de las personas que formarán su equipo, aunque ha dicho que lo tiene ya prácticamente cerrado, ha indicado que la Ley de Seguridad Ciudadana se modificará y que se tratará de llegar a consensos en muchos aspectos de la norma y ha avalado la subida salarial para la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios