Roquetas de Mar

Una trabajadora de ayuda a domicilio denuncia un abuso sexual en plena calle

  • Un familiar de uno de los usuarios a los que atiende se abalanzó sobre ella en la Plaza Alcalde Pomares y le agarró un pecho

  • Fue detenido por la Guardia Civil poco después en un bar cercano

Comentarios 3

La Plaza Alcalde Pomares de Roquetas de Mar fue el escenario en la tarde de este miércoles 23 de mayo de un suceso calificado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 6 de Roquetas como presunto "abuso sexual", en la figura de una mujer de 33 años trabajadora de ayuda a domicilio. Según el relato de la víctima, un hombre de unos 60 años se abalanzó sobre ella y le agarró fuertemente un pecho, después de requerirla para mantener relaciones sexuales. La mujer se pudo escabullir y avisó a la Policia Local, siendo finalmente la Guardia Civil quien detuvo al presunto agresor, que fue localizado en un bar de la zona. Éste es familiar directo de un usuario a quien la denunciante le presta servicios laborales, aunque nunca antes había hablado con él. Ayer se celebró una vista previa en el referido juzgado, en la que se determinaron medidas cautelares a cumplir hasta que finalice el proceso, consistentes en una orden de alejamiento de 500 metros, que de ser quebrantada lo podría llevar a la cárcel.

La mujer estaba sentada en un banco a eso de las 13:40 horas, esperando para entrar a trabajar a una vivienda particular cuando el hombre se sentó junto a ella. Según consta en el auto judicial, al que ha tenido acceso Diario de Almería, el acusado "le dijo que se fuera con él a su casa, que le iba a echar un polvo, para después abalanzarse hacia ella y agarrarle fuertemente un pecho, tras lo cual ella inmediatamente se separó de él y se alejó, y procedió a llamar a la Policía Local y Guardia Civil". Cuando la mujer se alejó del banco se acercó a un grupo de hombres que se encontraban en la zona para sentirse más a salvo, pues el presunto agresor en un primer momento no desistió de sus intentos, según indicó la propia denunciante a este diario. La mujer también avisó a su pareja, que se da la circunstancia de que es agente de la Guardia Civil y no estaba de servicio, quien acudió al lugar de los hechos e inició la búsqueda del hombre, que, cuando corroboró que la mujer estaba pidiendo ayuda, escapó del lugar. No tardó en encontrarlo y en confirmar que era él. Se encontraba en el interior de un bar. El agente avisó entonces a sus compañeros, que se personaron en el lugar y lo detuvieron, acusado inicialmente de un presunto delito de abuso sexual.

Tras la celebración ayer de una vista preliminar, menos de 24 horas después de que se produjeran los hechos, las partes han sido citadas para el próximo día 30, cuando deberán comparecer de nuevo en sede judicial. La víctima ha recibido la baja médica y después del suceso, de hecho, sufrió un ataque de ansiedad.

Esta trabajadora ya sufrió un suceso violento con anterioridad mientras ejercía su trabajo como auxiliar de ayuda a domicilio en Roquetas. Una paciente, diagnosticada como enferma mental, la intentó agredir con un cuchillo, según relata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios