Crítica de Cine

Cuñadismo sin fronteras

Julieta Díaz y Adrián Suar protagonizan 'El fútbol o yo'. Julieta Díaz y Adrián Suar protagonizan 'El fútbol o yo'.

Julieta Díaz y Adrián Suar protagonizan 'El fútbol o yo'. / d. s.

Se acerca el Mundial y los distribuidores han estado atentos a la jugada para estrenar a tiempo esta comedia de enorme éxito popular en Argentina. Porque cómo no tenerlo a costa de una de las más bajas pasiones del machirulo de manual, del rancio prototipo del patriarcado en versión por cable y cervecera con toda la oferta futbolera a un golpe de mando a distancia.

El impersonal y siempre obediente con los peajes de la industria Marcos Carnevale (Elsa & Fred, Viudas, Inseparables) pilota con la habitual asepsia televisiva este subproducto de temporada que materializa en clave pop todas esas fantasías del homus futbolerus, a saber, haciendo de él la caricatura perfecta para las identificaciones cómplices y, lo más importante, lo perdona con condescendencia como eterno Peter Pan al que las responsabilidades laborales, matrimoniales o familiares le pesan como una losa para disfrutar de su permanente estado de regresión.

Los populares Adrián Suar (Me casé con un boludo), también co-guionista, y Julieta Díaz (Corazón de león) vuelven a reunirse y se prestan complacientes a la sonrojante función misógina (los diálogos a propósito de la realización personal de ella son de juzgado de guardia) y los chascarrillos de pareja a la gresca a lo Juanito Valderrama y Dolores Abril, e internacionalizan la estupidez y las moralejas conservadoras de la clase media para espanto de feminismos moderados.

En definitiva, El fútbol o yo es puro c oncentrado de cuñadismo con un doble agravante de importación: la adicción al fútbol-es-fútbol y la insufrible argentinidad elevadas al cubo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios