'#MeToo' Woody Allen se queda sin financiación para rodar por primera vez en los últimos 40 años

  • El cineasta, acorralado por el movimiento ‘#MeToo’, ve peligrar su acuerdo con la productora de Amazon

Woody Allen da indicaciones a Timothée Chalamet y a Selena Gómez. Woody Allen da indicaciones a Timothée Chalamet y a Selena Gómez.

Woody Allen da indicaciones a Timothée Chalamet y a Selena Gómez. / Efe

Comentarios 2

Por primera vez en casi 40 años, Woody Allen, uno de los directores más prolíficos de Hollywood, se ha quedado sin financiación para rodar. Así pues, el autor de Manhattan, Delitos y faltas y Annie Hall, entre otras grandes películas, se verá forzado a interrumpir su incesante actividad, que lo ha llevado a estrenar (al menos) una película al año desde 1981. El cineasta, de 82 años, ha estado en los últimos tiempos en el ojo del huracán desde que, con motivo del movimiento #MeToo, volviera a surgir la acusación de abusos sexuales a su hija adoptiva Dylan Farrow –hija de su ex pareja y protagonista de varias de sus obras Mia Farrow–, pese a que esta denuncia fuera investigada por las autoridades y archivada hace más de dos décadas.

Al calor de la campaña contra el director neoyorquino, varias actrices con peso en la industria estadounidense, como Susan Sarandon, Natalie Portman, Evan Rachel Wood o Rebecca Hall, anunciaron públicamente que no trabajarían nunca en un proyecto dirigido por él. A esta ola se sumaron también intérpretes masculinos como Michael Caine o Timothée Chalamet, quien por cierto se pronunció al respecto sólo después de haber rodado a sus órdenes Un día de lluvia en Nueva York, la última película hasta la fecha de Allen, todavía sin fecha de estreno. Para expiar su culpa, el joven actor se comprometió luego a donar el salario percibido por este trabajo a organizaciones benéficas contra los abusos sexuales.

Según informaba este miércoles el medio digital Page Six, la manera en que Hollywood le ha dado la espalda al cineasta y sus dificultades para hallar recursos financieros están estrechamente ligados a la campaña #MeToo, surgida a raíz del escándalo de Harvey Weinstein. Iniciativa, dicho sea de paso, que cuenta con el apoyo de Ronan Farrow, hijo de Allen. Y es que, aunque el director nunca fue acusado de abuso sexual, el juez de menores que se hizo cargo del caso de Dylan Farrow calificó el comportamiento del cineasta como "groseramente inapropiado".

Un día de lluvia en Nueva York es la segunda de las cinco películas que Allen acordó dirigir para la recientemente estrenada división cinematográfica de Amazon, aunque medios como Hollywood Reporter publicaron a principios de este año que dicha colaboración parece cada vez más inestable y es posible que Amazon se desvincule de su compromiso con el veterano director.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios