cómics

Atrapado en un mundo que no es el suyo

  • El pato Howard debuta en los años 70 como secundario y acaba de protagonista con Steve Gerber. El descontento de Disney por las semejanzas con Donald cambió luego su fisonomía

El irascible pato Howard. El irascible pato Howard.

El irascible pato Howard.

El pato Howard es hijo de los setenta, una década en la que en Marvel Comics se dio todo un aluvión de nuevas ideas, aunque sujetas a la censura del Comics Code Autorithy, con barreras a la libertad que eran una losa para muchos creativos. Uno de ellos, Steve Gerber, había dejado muestras de su osadía en series como la protagonizada por el Hombre Cosa.

Howard debutó en Adventure Into Fear nº19 (diciembre de 1973) y El Hombre Cosa nº1 (enero de 1974), cuando un mago convocó a seres de otros puntos del multiverso que se unieron al protagonista, el Hombre Cosa, y se vieron envueltos en un drama interdimensional. El plantel incluía al pato Howard, nacido en un mundo de humanoides inteligentes con aspecto de patos, que parecía morir.

Las cartas de protesta inundaron la redacción por la muerte de Howard, y el pato encontró acomodo como complemento en Giant Size Man-Thing, y luego en la serie Howard the Duck. Finalmente, Howard no muere, pero tras la caída al vacío dimensional aterriza en nuestra realidad, rodeado de quienes él llama monos sin pelo, atrapado en un mundo que no es el suyo.

Gerber integra a su criatura en el Universo Marvel: se pasean por la serie Spider-Man, Doctor Extraño y los Defensores. Incluso aparece el grupo de rock Kiss.

En Cleveland, Howard se instaló en el piso de la modelo Beverly, y comenzaron una relación sentimental pese a la diferencia de especie. Beverly es libre, independiente, y conocedora de su potencial físico. Howard es reaccionario, frente al carácter liberal de la joven protagonista. Gerber se atreve con un erotismo discreto, gracias a la compañera humana del pato.

Vemos escenas hilarantes y otras tan atrevidas que no se publicarían en un cómic de Marvel en el siglo XXI. El guionista hace un análisis de la sociedad de entonces, cuyos males no están tan lejanos de los de hoy.

Aunque Howard ha intentado vivir una vida lo más normal posible, ha tenido que hacer frente a numerosas amenazas, sobre todo a su archienemigo, el Doctor Bong.

Gerber decidió presentar al pato a la Presidencia de Estados Unidos en las primeras elecciones tras la dimisión de Richard Nixon. En una época de derrumbe del sueño americano, como fueron los setenta, el escritor introdujo la sátira política.

Howard también se alzó contra las películas de Kung-Fu (inventando un estilo de lucha, el Quack-Fu), se burló de las sectas e incluso ridiculizó las novelas románticas.

Durante una década, el pato gozó de gran popularidad y junto al talento gráfico de portentos como Val Mayerik, Frank Brunner, Sal Buscema, Klaus Janson y Gene Colan, Steve Gerber pasea a Howard y a Beverly por las páginas de la serie.

Disney amenazó con denunciar a Marvel por las semejanzas de Howard con el Pato Donald y la compañía optó por evitar un conflicto legal, llegando a un acuerdo que cambiaba ligeramente al personaje, retocando los ojos, los pies… y poniéndole pantalones.

Este conflicto hizo que Gerber denunciase a Marvel, lo que derivó en un largo proceso legal que acabó con un acuerdo secreto, justo antes de que la popularidad de Howard lo convirtiese en el primer personaje de Marvel en protagonizar un largometraje y, además, producido por George Lucas: Howard, un nuevo héroe (1986).

Las discrepancias provocaron el despido de Gerber en 1978, y el inicio de una batalla legal que se extendió durante años.

A mediados de los ochenta, Gerber volvió a trabajar para Marvel, aunque el pato cayó en el olvido hasta la miniserie de 2001 con la que Gerber resucitó al personaje para el sello Max de Marvel, orientado a un público adulto. En la miniserie, Gerber decidió convertir a Howard en un ratón (en referencia a Mickey Mouse), lo que demuestra la osadía de este guionista. Steve Gerber murió en 2008, e incluso en sus últimos días, siguió dedicado a escribir guiones de cómic.

En 2009, Walt Disney, que tantos problemas había dado a Gerber, compró Marvel, y se cerró el círculo: tras los créditos finales de la película Guardianes de la Galaxia (2014), mientras el Coleccionista recogía los restos de su colección, aparecía el pato Howard. En 2017, Howard aparece en el filme Guardianes de la Galaxia Vol. 2, hablando con la gente de un bar de Devastadores y coqueteando con una mujer en Contraxia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios