cómics

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

  • 'El almanaque de mi padre' es una historia que gira en torno al silencio, la familia y un reencuentro tardío entre padre e hijo. Es un manga 'seinen' escrito y dibujado por Taniguchi.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

Jorge Manrique escribía en puertas del siglo XVI las Coplas por la muerte de su padre, que comenzaban así: "Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte contemplando cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte, tan callando; cuán presto se va el placer, cómo, después de acordado, da dolor; cómo, a nuestro parecer, cualquier tiempo pasado fue mejor".

Nuestro protagonista de hoy también ha perdido recientemente a su padre, pero al contrario que Manrique, no piensa que cualquier tiempo pasado fue mejor. O al menos, no piensa de este modo al principio de esta historia…

Yoichi es un creativo que trabaja en una empresa de diseño de Tokio. Un día recibe la llamada que le comunica la reciente muerte de su padre.

Aunque no le apetece, Yoichi debe regresar a su pueblo para asistir al velatorio y posterior entierro.

Tras quince años de ausencia regresa a Tottori, pueblo en el que se crió con su familia, y a partir de ese momento, recuerda aquellos episodios de su infancia que labraron su carácter y el rechazo que muestra por su familia y, sobre todo, su padre.

A pesar de su prolongada ausencia, todos los familiares que asisten al velatorio de su padre le acogen cálidamente.

Yoichi asiste como un invitado de piedra a la charla distendida que estos tienen sobre aquellos momentos que habían marcado la vida del difunto.

Yoichi recordaba aquellos momentos de cierta manera, pero, al escuchar a sus familiares, ya no lo tiene tan claro: el divorcio de sus padres, cuando él era muy pequeño, fue un momento que impactó muchísimo a un niño descaradamente enmadrado; su padre, esclavo de su trabajo, fue el blanco de todas sus iras y el motivo por el que decidiera alejarse de su pueblo y su familia en cuanto tuvo ocasión.

En el velatorio, sus recuerdos de infancia se enfrentan a su mentalidad adulta, ayudado por sus parientes que, en ocasiones, rellenan aquellos huecos que desconocía o había olvidado.

Yoichi ya no tiene tan claras las ideas y le entran dudas sobre lo que hasta ahora habían sido motivos más que suficientes para distanciarse de su familia.

Se arrepiente, en parte, de lo que ha hecho y cómo lo ha hecho y lamenta no haber podido conocer más a su padre para entender los motivos por los que actuaba así.

El almanaque de mi padre es una historia que gira en torno al silencio, la familia y un reencuentro tardío entre padre e hijo.

Se trata de un enfrentamiento entre la visión de las cosas que tenemos cuando somos pequeños contra la visión adulta.

El almanaque de mi padre (Chichi no koyomi, 1995) es un manga seinen (dirigido para hombres jóvenes y adultos) escrito y dibujado por Jiro Taniguchi.

Este manga fue el que abrió la veda en España de las obras de este magistral autor cuando Planeta DeAgostini la editó en 2001 traduciéndola como El almanaque de mi padre.

La obra de Jiro Taniguchi no se suele publicar en España en sentido de lectura oriental como sucede con otros mangas, sino adaptados para el mercado europeo por Frédéric Boilet, francés afincado en Tokio, a instancias del propio autor nipón.

Jiro Taniguchi nació en 1947 en la prefectura de Tottori (Japón), reciente todavía la II Guerra Mundial, un periodo en el que la colaboración entre las autoridades aliadas y japonesas aumentó el espíritu occidentalizador que ya existía desde los años veinte.

Este gran narrador iniciaba a principios de los noventa un puñado de piezas personales, inscritas en el registro más adulto del manga, como El almanaque de mi padre y Barrio Lejano.

La obra de Taniguchi se ha traducido a muchos idiomas. Se han publicado en español Crónicas del viento, El olmo del Cáucaso, Tierra de sueños, Barrio lejano, etc...

Originalmente, en 1994, la editorial Shogakukan lo publicó en Japón por capítulos en la revista Big Comic. Poco después se recopiló en un tankoubon, término japonés para referirse a un volumen recopilatorio de una serie de manga publicada anteriormente por capítulos.

En el año 2001, se editó en formato bunko, aproximadamente un DIN A6, usado en Japón normalmente para la edición de novelas.

La obra consiguió en 2001 el Premio Ecuménico en el Festival de Angoulême (Francia), un país donde el autor cuenta con una gran cantidad de fieles seguidores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios