cómics

Fiesta de cumpleaños

La capa de Superman. La capa de Superman.

La capa de Superman.

Batman/Superman 400 reúne en un solo tomito dos de los números conmemorativos publicados por DC a mediados de los ochenta (el de Batman en 1986, y el de Superman en 1984), que, en este caso, celebraban el que las series de sus dos iconos más representativos hubiesen alcanzado el cuarto centenar de entregas. Los dos tebeos fueron más gruesos de lo normal y compartieron (casi) una estructura similar: un prólogo firmado por una figura de prestigio, una historieta larga escrita por un guionista estrella y dibujada por una miríada de autores y un apartado de ilustraciones de luminarias del medio. En el caso de Batman, el prólogo recayó en el mismísimo Stephen King, el guion fue obra de Doug Moench, la panoplia de escritores incluyó a John Byrne, George Pérez, Bill Sienkiewicz (que también se encarga de la portada), Arthur Adams, Joe Kubert y Brian Bolland, entre otros, y, entre los artistas de la sección final, van tipos como Bernie Wrightson, Mike Kaluta o Steve Rude.

El especial de Superman, por su parte, es especialmente memorable (y, además, tiene el valor añadido de que no se había publicado nunca completo en nuestro idioma), desde el prólogo de Ray Bradbury hasta la contraportada de Frank Miller, pasando por la portada pintada por Howard Chaykin, la historieta principal (un original repaso a la huella de Superman en civilizaciones futuras) escrita por Elliot S! Maggin y dibujada por tipos como Al Williamson, el propio Miller o Marshall Rogers, y un extraordinario puñado de ilustraciones de artistas como Moebius, Will Eisner, Sienkiewicz, Leonard Starr o Jack Davis. Ahí es nada. Y he dicho antes que la estructura de los dos cómics es casi igual porque el de Superman gozó, además, de una historieta corta realizada por Jim Steranko, un emocionante relato de ciencia ficción agraciado con una puesta en escena rompedora que se lee por sí solo, pero que completa también la interesante propuesta de Maggin. Créanme, lo de Steranko es tan soberbio que justifica por sí solo la adquisición de este bonito volumen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios