cómics

¿Qué fue de Laika?

  • Concluye 'Los proyectos Manhattan' en su sexto volumen, una de las series más apasionantes de los últimos tiempos, publicada por Planeta Cómic.

¿Qué fue de Laika? ¿Qué fue de Laika?

¿Qué fue de Laika?

Antes que nada, para aquellos que no la conozcáis, un pequeño resumen de Los Proyectos Manhattan, serie en la que Jonathan Hickman al teclado del ordenador y Nick Pitarra a los lápices nos proponen una ucronía, o sea, un "qué hubiera pasado si…"

Son los años de la Guerra Fría y un grupo de mentes maestras, los mejores científicos, se reúnen en un emplazamiento secreto y hacen todo lo contrario de lo que se esperaría de ellos, ya que utilizando sus conocimientos, y algún que otro artefacto de procedencia desconocida, logran establecer contacto con otras civilizaciones y dimensiones paralelas. Pero todo lo que obtienen de estos escarceos hará que bajo la supervisión del general Leslie Groves, un militar cuya ambición de poder no conoce límites, traspasen más de una frontera. Estos hombres, mentes preclaras, "elegidos para su propia gloria", fueron Joseph Oppemheimer (que guarda un terrible y sangriento secreto), Albretch Einstein, Richard Feynman, Enrico Fermi, Harry Daghlian, el ex nazi Wernher Von Braun…

Alianzas secretas con los rusos, portales interdimensionales, presidentes que sobreviven como una Inteligencia Artificial, militares psicópatas, sectas, el poder atómico y, sobre todo, la conquista, al precio que sea, del espacio exterior.

Y justamente ahí enlazamos con el quinto volumen de la saga, en el que las cosas se ponen bastante feas para todos los protagonistas, ya que el acuerdo secreto entre los políticos rusos y los miembros de estos "Proyectos" es descubierto por un recién llegado al poder Bresnev, que ha mutado y se propone conquistar el mundo, empezando por Cuba (la resolución de la Crisis de los misiles cubanos nunca fue tan retorcida y bizarra…); Mientras tanto, Groves y Westmorelan, otro curtido militar que luce con orgullo un collar con las orejas de sus víctimas bélicas, se hacen cargo del vicioso JFK y por fin sabremos quién lo asesinó realmente.

Mientras, el cosmonauta ruso Yuri Gagarin llora a su querida perra Laika, que se perdió en las estrellas. Aunque, nosotros lectores, sabemos de las aventuras del cánido que, apresada por una nave de la Unión Científica Sionn, cuya misión es recopilar información al precio que sea, es recluida en una celda-zoológico con una multitud de especies alienígenas. Allí conocerá a los que serán sus compañeros de aventura en el sexto y, por ahora, último volumen de esta serie publicada en los Estados Unidos por una de las editoriales más interesantes del panorama comiquero, Image.

Pues bien, después del final de la quinta entrega, en la que todos los personajes conocerán su destino (el de algunos no será nada agradable…) vemos como Gagarin ha sido también apresado por un tribunal extraterrestre, cuya juez es el implacable Ryleth, El Martillo. El destino de Yuri dependerá de este curioso tipo, que ve una oportunidad única cuando a ellos se une un rebelde Sionn que ha planeado una terrible venganza contra aquellos que lo esclavizaron a él y a su pueblo, comandados por el Gran Sionox, líder del Concejo Científico.

Cuando finalmente Yuri y Laika se reúnan de nuevo en el sexto tomo de la serie, titulado El sol más allá de las estrellas, el astronauta alucinará ante lo cambiada que está su perra, ya que al ser bañada por un líquido evolucionador, el chucho ha dejado de caminar a cuatro patas y comparte rasgos humanos. Junto a Ryleth, la robot UNa (de la que nunca uno puede llegar a fiarse, ya que es una unidad espía) y Rys, una masa flotante con dos cabezas, cuya única respuesta a todo lo que se le plantea es un gutural "blarg!" serán protagonistas de una peripecia que los llevará a enfrentarse a un imperio y sufrirán la traición de uno de sus miembros. Todo ello narrado con un fino humor negro por parte del guionista y creador de esta serie, que seguro que os suena a muchos ávidos lectores, ya que durante bastantes años fue, junto a otros escritores de cómic como Matt Fraction, pilar fundamental del eternamente cambiante Universo Marvel. Por sus manos pasaron, entre otras, las series protagonizadas por Los Vengadores y Los 4 Fantásticos.

Pero Hickman tenía otra faceta que era la que realmente le llenaba como creador, y la vino desarrollando en Image. Series y miniseries como The Nightly News, The Red Wing, Pax Romana, East os West, Secret, le dieron una merecida fama, por lo que finalmente abandonó la Casa de las ideas y en la actuliadad sigue publicando nuevas propuestas, como The Dying and the Dead; The Black Monday Murders

¿Y qué decir del abigarrado, caricaturesco y barroco estilo de Nick Pitarra, el dibujante de la serie? Heredero directo de otro genio de las viñetas como Geoff Darrow, nos hace disfrutar de su magnífico trabajo, que lo ha llevado, tiempo después, a ilustrar las peripecias de ciertas tortugas adolescentes y mutantes…

Si queréis saber más sobre estos proyectos, abrid sus páginas. Seguro que os sorprenderán…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios