cómics

La espiral del terror

  • 'Uzumaki' (1998), de Junji Ito, es un manga de terror que se centra en la ciudad japonesa de Kurouzu, maldita por los acontecimientos sobrenaturales que rodean a la forma espiral

Una ilustración de 'Uzumaki'. Una ilustración de 'Uzumaki'.

Una ilustración de 'Uzumaki'.

El terror es el género de ficción más complicado de escribir en literatura y en cómic. A diferencia del audiovisual, en los medios impresos el terror no puede hacer uso de los clásicos sustos, ni tiene banda sonora. El mangaka Junji Ito nos regala una obra maestra del terror, que sumerge al lector en un ambiente opresivo.

Kurouzu es un pequeño pueblo rodeado por la niebla en la costa de Japón, que, según Shûichi Saitô, el novio de la joven protagonista, Kirie Goshima, está encantado. La historia se centra en los habitantes de la población, que experimenta sucesos que de alguna manera tienen relación con la forma espiral. Las espirales aparecen en todas partes: briznas de hierba, nubes, hornos de cerámica, playa, remolinos... Los efectos de las espirales perturban a la vez que fascinan.

Todo comienza con el padre de Shûichi Saitô, que actúa de forma extraña; por ejemplo, se detiene en la calle a mirar caracoles durante horas, y almacena en su casa cualquier cosa que contenga una espiral. La situación se vuelve amenazante cuando el Sr. Saitô intenta adoptar la forma espiral, llegando a introducirse en un recipiente de esta forma, para lo que contorsiona su propio cuerpo; y su esposa e hijo lo hayan muerto en una viñeta a doble página completa.

Precisamente, la viuda del señor Saitô es la siguiente víctima de la espiralmanía, ya que el fallecimiento de su esposo la desquicia, y la hace evitar a toda costa cualquier espiral. Es hospitalizada, pero se quita la vida, a causa de las espirales de sus huellas dactilares y su trompa de Eustaquio.

Kirie y Shûichi empiezan a darse cuenta de la maldición. La comprensión de los hechos por parte de Shûichi responde a una necesidad argumental del autor y no a la lógica, pero las fascinantes conclusiones a las que llega Shûichi son las que sirven de guía al lector.

La historia es un viaje hacia el centro de una espiral, en el que vemos cómo los protagonistas sucumben a la locura de esas espirales, que a veces causan atracción y a veces repulsión. Lo vivimos desde dentro, porque el autor consigue que nos sintamos parte de la población.

Uzumaki está formado por pequeños relatos que guardan conexión entre sí. La narración está articulada en espiral, en varios grados, marcados por la cercanía con la maldición de las espirales. En el punto más cercano al vórtice, Ito nos presenta a aquellos obsesionados que se ponen al servicio de la espiral, con el trágico final que conlleva. Un poco más lejos, encontramos a Kirie y a su familia, así como a los lectores, que están metidos de lleno. En el tercer nivel, encontramos a Shûichi, el novio de Kirie, y a quienes acaban de llegar al pueblo.

Uzumaki está muy influido por Lovecraft, pero Junji Ito lo fusiona con la tradición japonesa. Uzumaki está narrado por Kirie, que cuenta la historia en primera persona. La espiral es una fuerza de la naturaleza, más antigua que el hombre y sus ansias por controlar todo. No hay nada más terrorífico para el ser humano que lo que le hace sentir indefenso. Encontramos el terror en Uzumaki, no por sustos puntuales, sino por el ambiente opresivo.

En los momentos en los que la espiral no se manifiesta de forma explícita, Ito utiliza un estilo costumbrista. Sin embargo, cuando llega el momento de mostrar algo perturbador, cambia su estilo completamente, abandona la línea clara para cargar las viñetas con estilo impresionista.

El manga inició su serialización en el semanario Big Comic Spirits en 1998; la editorial Shogakukan recopiló los capítulos en tres volúmenes desde agosto de 1998 hasta septiembre de 1999. En 2000, una adaptación de Uzumaki en imagen real fue dirigida por Higuchinsky y estrenada en los cines.

Fue nominado al Eisner Award en la categoría mejor edición americana de material extranjero en 2003; en 2009 la Young Adult Library Services Association lo incluyó en su lista Las diez mejores novelas gráficas para adolescentes.

Junji Ito, nacido en 1963 en la prefectura de Gifu, es un autor de manga de terror. Aunque se formó como protésico dental, tenía como afición dibujar manga y ganó una mención especial en el Premio Kazuo Umezu. Sus obras más conocidas son Tomie, Gyo, Black Paradox y Uzumaki.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios