Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cómics

La mascota perdida

  • Genial adaptación al formato manga de la maravillosa película dirigida con talento por Wes Anderson

Portada del cómic. Portada del cómic.

Portada del cómic.

He de confesaros que sería incapaz de colocar en una imaginaria balanza, cada uno en un platillo, al cómic y al cine, sin que uno pesara más que el otro. Ambos son igual de importantes para mí.

Me recuerdo, aún sin levantar un palmo del suelo, sentado en una butaca, disfrutando de una sesión de cortos animados protagonizados por Tom y Jerry.

El cine me ha acompañado a lo largo de todos estos años, y sigue haciéndolo. Y dentro del séptimo arte, tengo una especial predilección por las películas de animación, y si me habláis de las que están realizadas con el método bautizado como stop motion (fotograma a fotograma) ya me vuelvo totalmente loco.

Tuve la inmensa suerte de conocer y entrevistar a uno de los padres de este método de filmación, tal vez el más conocido, Ray Harryhausen, momento que atesoro. Recuerdo todas y cada una de sus películas, y la magia que conseguía transmitir a través de la pantalla, dando vida a guerreros esqueletos, la mítica Medusa o a la letal Kali…

Toda esta introducción sirva de ejemplo de la vigencia que este tipo de cine aún tiene, no hay más que disfrutar de las películas de las productora Laika y, por supuesto, y es el caso, de Isla de Perros, dirigida por uno de mis directores de cine preferidos, Wes Anderson que, película a película (The Royal Tenenbaums, Life Acuatic, El Gran Hotel Budapest…) ha sabido crear un universo propio, que se mueve entre el surrealismo y un sentido del humor muy particular.

Si con Fantástico Mr. Fox ya nos trasladaba su amor por el stop motion, en Isla de Perros nos propone una historia protagonizada por un niño, Atari, y un buen montón de cánidos.

La acción se sitúa en Japón, por lo que era de recibo, y totalmente lógico, que la cinta tuviera su obligada traslación al formato manga, el tebeo nipón.

Dicho y hecho. ECC Ediciones nos ofrece la posibilidad de poder disfrutar de esta particular versión, algo reducida, de la trama de la apasionante película. Y claro, esta tenía que estar realizada por uno de los grandes autores llegados del País del Sol Naciente, nada más y nada menos que Minetaro Mochizuki, al que todos los aficionados al manga conoceréis por sus obras de terror psicológico, Dragon Head, La mujer de la habitación de al lado; o el drama Chiisakobee.

El joven Atari, huérfano de padre y madre tras un terrible accidente del tren bala, queda bajo la tutela de su tío, el inflexible alcalde Kobayashi, que inicia una campaña anti perruna, debido a una enfermedad que ataca a los animales, tomando la drástica decisión de aislarlos en una inhóspita isla, a la que el protagonista tendrá que trasladarse si quiere volver a encontrarse con su mascota, el perro Spots, con el que se forjó un irrompible vínculo desde el accidente…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios