Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

cómics

A vista de cuervo

  • La editorial Astiberri compila en un solo volumen la impresionante obra que dio fama a Jeff Lemire, 'Essex County', un conjunto de historias atractivas

Detalle de la portada del volumen. Detalle de la portada del volumen.

Detalle de la portada del volumen.

Las negras alas del ave planean sobre los campos helados del Condado de Essex, convirtiéndose en una presencia más en estas historias, protagonizadas por sus habitantes.

El primer capítulo, titulado Historias de la granja, nos presenta a una pareja de personajes, el joven Lester y su tío Kenny Papineau. Mientras el segundo pasa las horas en los cultivos, subido en su tractor, recorriendo los interminables campos, su sobrino, un chaval al que le sobra imaginación y le faltan amigos, imagina un universo de tipos que visten con capas y mallas, luchan contra el mal y evitan invasiones que vienen del espacio.

La relación del muchacho con su tío no es, digamos, demasiado fluida. Se soportan el uno al otro. El primero porque carga con el trauma de la prematura muerte de su madre, el segundo porque se ha convertido en un padre postizo, un imaginario traje que le viene algo grande.

Los silencios entre ellos son profundos y largos pero, de pronto, la compra de un comic-book unirá al chaval con Jimmy, que regenta la gasolinera del lugar, un tipo con un glorioso pasado dentro del deporte nacional, el hockey sobre hielo.Una vez presentado el dramatis personae sólo queda observar y compartir momentos del pasado, de dolor y rencor, secretos que se guardan dentro, manteniendo la llama del dolor.

En Historias de fantasmas, conoceremos a su huraño protagonista, Vince Lebeuf, un anciano sordo, que vive solo en su casa, bajo los atentos cuidados de una enfermera, Anne Byrne, con la que tiene constantes roces y a la que no hace demasiado caso.

Lo único que le queda al viejo son los recuerdos y una herida que nunca se ha cerrado. Cómo, junto a su hermano Lou, un tipo fornido, lograron convertirse en unas auténticas leyendas sobre la helada pista de hielo.

Fueron aquellos años de éxito y alegría, a los que se unió Bethy, la novia de Lou, el tercer elemento del grupo y que se convertiría en el elemento que, sin quererlo, iba a romper aquel sueño, sumiendo a los hermanos en una larga separación.Mientras, en el presente, Vince va cayendo cada vez más en un imaginario agujero que él mismo ha cavado, por lo que Anne, la enfermera, ha de tomar una decisión con respecto al futuro del hombre, si no quiere que suceda una tragedia.

Y el hombre, ya internado en un asilo, volverá a nadar en los recuerdos. La imparable sordera, un nuevo trabajo, la gris existencia, un doloroso descubrimiento y, finalmente, la reunión eternamente postergada con su hermano, al que tanto quiso y dañó.

La enfermera rural, tercer capítulo de esta obra está, obviamente, protagonizado por Anne Byrne, que tras conocer el destino de Vince, decide ir a visitar a su centenaria abuela, de la que también vamos a conocer una historia oculta, más secretos que impregnan estas tierras. Hace años, la mujer regentaba un orfanato, junto a ella, ayudándola en las tareas más duras, el aguerrido Señor Gerrard, el guardés del lugar.

Todo va bien en el lugar hasta que un inesperado accidente obliga a los habitantes del lugar a enfrentarse a un helado camino en el que están a punto de perecer, hasta legar al Condado de Essex.

Esta historia es la última y definitiva pieza que nos descubra un gran secreto que no voy a revelar aquí, y dará sentido a muchas partes de esta magnífica narración en la que las vidas de los protagonistas y sus historias se van entrecruzando, como si se tratara de los famosos relatos escritos por un grande de la literatura norteamericana, Raymond Carver.

El tomo se completa con un par más de historias del lugar, el nacimiento del Club de Boxeo del Condado de Essex, creado por dos amigos inseparables, Pegador Patty Papineau y Ted Puñotrueno Diemer y la triste historia de Eddie, Orejas de elefante.

Jeff Lemire, guionista de éxito, multipremiado, del que podéis encontrar sus mejores obras dentro del catálogo de la editorial Astberri (La saga Black Hammer, Royal City, Gideon Falls…) es, además, un narrador gráfico, un dibujante poseedor de un estilo de dibujo muy personal y reconocible (algo parecido a lo que ocurre con Matt Kindt), y consigue que pasemos las páginas de su cómic a una velocidad endiablada, totalmente atrapados por lo que nos cuenta, sumergidos en la trama. Historias de una tierra en la que él nació y se crió, que tan bien conoce.

Se habla mucho de la gran novela americana, pues diría, sin riesgo a equivocarme, que este Essex County podría figurar entre las mejores novelas gráficas producidas en los últimos años, a la altura de los relatos de Paul Auster o John Ford, autores que tan bien saben sumergirnos en lo cotidiano para escarbar en los recuerdos y secretos de sus protagonistas.Si aún quedan iluminados que piensan que el cómic es un medio menor, sólo dirigido a niños y friquis, alguien debería recetarles la lectura de esta auténtica maravilla del Noveno Arte. Igual se curan de su ignorancia supina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios