El ilusionante proyecto dice adiós

'Rockdelux', faro de la prensa musical y gran impulsora del indie español, cierra tras 35 años

  • La revista dirigida por Santi Carrillo se despide de los quioscos a causa del "golpe inesperado de la pandemia, una bofetada brutal que hace aun más inviable el proyecto"

Una de las muchas portadas dedicadas a Los Planetas en la revista catalana. Una de las muchas portadas dedicadas a Los Planetas en la revista catalana.

Una de las muchas portadas dedicadas a Los Planetas en la revista catalana. / Rockdelux

Rockdelux ha sido durante casi cuatro décadas un faro para los melómanos y la prensa musical de este país. La revista, defensora incansable de la escena alternativa nacional e internacional, ha aupado a bandas granadinas como Los Planetas, a los que ha dedicado tantas portadas, Grupo de Expertos Solynieve o Yung Beef. El penúltimo número tiene a Soleá Morente como protagonista. La gran impulsora del indie español (tal y como se entendía en los 90) también descubrió a sus lectores la movida musical inglesa (mientras que Ruta 66 fijaba su mirada en Norteamérica). La cabecera incluyó a partir de 1999 un cedé recopilatorio de gran valor musical con cada número que la distinguiría para siempre.

La revista ha anunciado hoy su despedida tras más de 35 años en los quioscos y cerca de 400 números por la "crisis generalizada que vive la prensa impresa" y el golpe de la pandemia del coronavirus, y lo hace con un número de mayo en el que colaboran 55 firmas. La triple crisis sin precedentes (económica, tecnológica y de credibilidad) no sólo afectó hace años a la prensa generalista, sino también a las revistas musicales. Las cabeceras de música siguen apostando por el viejo modelo de negocio periodístico basado en la venta de publicaciones impresas y la publicidad. 

En un editorial colgado en su web, ha señalado que la crisis de la prensa impresa "ha ido minando un proyecto que se ha mantenido al margen de los grandes grupos editoriales, defendiendo una libertad y una línea de trabajo que se han ido haciendo más difíciles de mantener". Ha sostenido que una pequeña editorial como la de Rockdelux dependía de un equilibrio entre ventas en quioscos, cada vez más escasas, e ingresos de publicidad, una balanza que lleva años "resquebrajándose".

El coronavirus, una bofetada brutal

La portada del número especial 200. La portada del número especial 200.

La portada del número especial 200. / Rockdelux

A eso, añaden, se ha sumado que el "golpe inesperado de la pandemia del coronavirus ha sido (es) una bofetada brutal que hace aun más inviable el proyecto", ya que ha dicho que siempre ha intentado mantener unos estándares de calidad y una remuneraciones dignas, dentro de sus posibilidades. "El periodismo (el musical y de cualquier otro tipo) no se hace (o no se debería hacer) gratis. En Rockdelux siempre se ha procurado apoyar esta vertiente de profesionalidad en un entorno copado por un voluntarioso (y a menudo sonrojante) amateurismo", ha sostenido.

Una lucha contra el amateurismo no remunerado

La revista ha asegurado que se va "con la cabeza bien alta, con la satisfacción de un trabajo bien hecho y con la tristeza de no poder seguir continuándolo", y ha agradecido el trabajo de todos los implicados en el proyecto a lo largo de estos 35 años. Asimismo, sobre una versión digital: "Una revista digital, ahora mismo, únicamente es viable subrayando una vuelta a ese amateurismo no remunerado contra el que siempre hemos luchado".

El último número de la revista, el 394, se ha planteado como una guía abierta para que los colaboradores sacaran sus filias y extendieran ante los lectores sus preferencias culturales en estos tiempos de confinamiento, sin necesidad de amoldarse a la actualidad, con 55 firmas: "Algo así como un resumen de la filosofía que siempre ha recorrido las páginas de la revista".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios