Cultura

El Premio Lorca reconoce la poesía "excéntrica" de Eduardo Lizalde

  • El autor de 'El tigre en casa', que venció al finalista Rafael Guillén, es el tercer escritor mexicano en recibir el galardón

El poeta mexicano Eduardo Lizalde se alzó ayer con la X edición del Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada-Federico García Lorca en una de las deliberaciones del jurado más enconadas de los últimos años. Tras un largo debate, en el que acabaron como finalistas Lizalde y el poeta granadino Rafael Guillén -que llega por tercera vez a las últimas votaciones-, el jurado se decantó por premiar al autor de La mala hora, lo que le convierte en el tercer mexicano en hacerse con el Premio Lorca tras José Emilio Pacheco y Tomás Segovia.

Julia Escobar, representante de la Casa América -una de las instituciones que más peso tienen en las decisiones finales del jurado junto a la UGR-, fue la encargada de glosar la figura de su patrocinado, que fue propuesto por la Academia de Bellas Artes de México.

Eduardo Lizalde nació en 1929, tiene en la actualidad 84 años y pertenece a la llamada Generación del 45. "Es un poeta excéntrico, no en el sentido de raro, sino en el sentido de no seguir una pauta determinada, pero sí tiene un primer momento poético cercano a Álvaro Mutis, no en cuanto al registro formal, pero sí con ese mismo tono valiente del poeta colombiano que falleció recientemente". De esa poesía épica fue derivando al simbolismo, del que es clave el libro El tigre en casa. "Él estaba obsesionado con la figura del tigre como ávido lector de las novelas de Sandokán de Emilio Salgari", la lectura que marcó su adolescencia y después la madurez de su obra.

En su biografía figura como fundador del poeticismo, "un fracaso tan grande que le llevó a escribir Autobiografía del fracaso, un libro muy divertido en el que explica como todo eso acabó en nada".

Antonio Chicharro, presidente de la Academia de Buenas Letras, la institución que año tras año defiende la candidatura de Rafael Guillén, destacó la "intensidad de las deliberaciones". Por su parte, el representante de la UGR, Álvaro Salvador, resaltó que se trata de un poeta muy interesante, "que pasa de un tono épico a la estética más simbolista y más lírica". Salvador relaciona el tigre de Elizalde con el tigre de Borges, incluso con los 'tigres en el jardín' de Antonio Carvajal, un animal literario "que viene de William Blake y de Emilio Salgari". En su opinión, el décimo poeta en ganar el premio destaca "por ser un escritor de su tiempo y por la originalidad, por un modo de escribir muy diferente al de la Península". Y al revés de Ángel González, que conforme se hacía mayor aborrecía cada vez más a los poetas rebuscados como Paul Celan, Lizaldi apostó por una mayor intensidad lírica "en cuanto a las metáforas y los símbolos".

Laura García-Lorca, representante en el jurado de la Fundación Lorca, se mostró encantada con la designación de Lizalde y destacó que viene a consolidar el galardón, "que ya es conocido en todo el mundo".

En cuanto a la posibilidad de que el acto de entrega se celebre en el Centro Lorca de la Plaza de la Romanilla, cuya inauguración está prevista en seis meses, Laura García-Lorca cree que "es posible" que la presencia de Lizalde sea una de las primeras actividades. "Lo lógico es que el Centro Lorca asuma este premio como una de sus actividades principales", señaló la sobrina del autor del Romancero gitano.

Y al igual que abandonó caminos estéticos también aparcó veleidades políticas. "Tuvo un pasado comunista, pero abandonó el marxismo-leninismo y se dedicó a su vida y su obra", explicó por su parte el representante de la Huerta de San Vicente, Antonio Garrido, mientras que Enric Bou, de la Residencia de Estudiantes, lo calificó como "un ejemplo de modernidad que ha conseguido una voz personal y ha realizado además una gran labor en el mundo de la difusión cultural, dirigiendo publicaciones como La revista de México". "En México han asimilado la modernidad y la vanguardia posiblemente mejor que la tradición española", continuó Bou, que conoció personalmente al premiado en Madrid y lo recuerda como una persona de trato cercano y fácil, "con la empatía del hombre muy culto pero que sabe transmitir proximidad, transmitir su entusiasmo...".

Por último, Francisco Ruiz Noguera, del Centro Generación del 27, explicó que Lizalde es un escritor "muy reconocido en Latinoamérica pero todavía no tiene en su currículum los grandes premios de España". El Lorca que en otras ocasiones ha sido la antesala a premios como el Reina Sofía, como en el caso de Blanca Varela o José Emilio Pacheco, puede ser el pasaporte para nuevos viajes de Lizalde para recoger un premio y, como en el caso de los 30.000 euros del Lorca, un cheque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios