Espacios de intimidad y cultura material | Crítica Poética de la materia

  • 'Espacios de intimidad y cultura material' propone un estudio de la sociedad a través de sus objetos. Y antes que sus objetos, en la memoria viva, residual, en la memoria portátil que ellos guardan de nosotros

Imagen del ensayista Fernando Broncano Imagen del ensayista Fernando Broncano

Imagen del ensayista Fernando Broncano

Saludamos, con esta obra de Fernando Broncano el nacimiento de una nueva colección, Cátedra +media, cuya vocación es la de revelarnos los pliegues últimos de la sociedad que nos prefigura y nos alberga. En esta obra de Broncano se trata, precisamente, de manifestar el sustrato material y la índole física de nuestros vínculos sociales; pero ello sin olvidar el importante residuo cultural y anímico que los objetos atesoran, hasta el punto de convertirse en una imagen proyectada, en un yo portátil, donde se remansa nuestra memoria.

El Chesterton de La forma equivocada da un ejemplo espléndido de todo esto cuando cree descubrir, en la curvatura de una daga, la crueldad milenaria del Oriente. Digamos que Espacios de intimidad y cultura material no aspira a tanto: aspira a resumir los materiales y los modos en que la sociedad se preserva en sus vestigios, y cómo esos objetos, en la sociedad de consumo, tienden a vaporizarse y homogeneizarse, reducidos a su valor mercantil. Esto es, hasta quedar reducidos a concepto. Dicho fenómeno es aplicable a toda la realidad material que rodea al ser humano (la ciudad, los medios de producción, los apéndices tecnológicos que hoy nos acompañan), y cuyo resultado pudiera definirse como una vasta desvinculación del hombre consigo mismo, y donde todo conspira para una extranjerización del individuo en ciudades franquiciadas o macdonalizadas. Esto es extensible, naturalmente, a las relaciones humanas virtuales. Sin embargo, dicha exposición del ser humano como mercancía -publicitaria, erótica, amistosa, etcétera-, quizá opere contra la posibilidad misma del amor o la amistad, cuya materialidad se ignora.

El caso del walkman como temprano proceso de liberación/encapsulamiento, sirve a Broncano como ejemplo, hoy teñido por la nostalgia, del mundo que entonces se nos venía encima. Qué mundo es ese, que ignora o deplora su más inmediata materialidad, y a través de qué mecanismos se ha obrado, es lo que aquí se resume con claridad y una honesta dosis de melancolía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios