Textos periodísticos españoles para la historia | Crítica Historia del gacetillero

  • 'Textos periodísticos españoles para la historia' es una antología, con especial atención al periodismo femenino, obra de tres profesoras: Virginia Martín, Mª Verónica de Haro y Dunia Etura.

Imagen de Concha Espina, una de las escritoras incluidas en esta antología Imagen de Concha Espina, una de las escritoras incluidas en esta antología

Imagen de Concha Espina, una de las escritoras incluidas en esta antología

Comentarios 0

Al gran Cesare Becaria le debemos una amable descripción de las funciones y la naturaleza del periódico: "Se presenta como un amigo que simplemente quiere decirte una palabra al oído". Es Burke, por otra parte, quien en su Historia social del conocimiento nos recuerda tanto la distinción inicial entre el journalist y gazetier, entre el periodista y el gacetillero, como los intereses comerciales y los azares bélicos que se cruzaron en el origen de este noble y maltratado oficio.

En tal sentido, no está de más señalar el texto que abre esta compilación es una Gazeta impresa en Sevilla en 1661 donde se da noticia de "algunos casos particulares, así políticos, como militares sucedidos en la mayor parte del mundo, hasta diciembre de 1660". Y se cierra con una carta de el director de El País a su redacción, enumerando los cambios tecnológicos obrados en el periodismo de los últimos años.

La ambición de esta antología es, como veremos, doble. Por una parte, ya señalada, ofrecer una muestra de textos relevantes, a lo largo de los últimos siglos (del XIX en adelante, principalmente), en los que se refleje la actualidad y el momento histórico español. De otro lado, recuperar figuras del periodismo femenino orilladas por la historiografía. En el primer caso, nos valdría como ejemplo El error Berenguer de Ortega y Gasset, publicado en El Sol, que cierra intelectualmente la monarquía de Alfonso XIII. En el segundo, valga la crónica urgente y cautelosa de Sofía Casanova, quien a 31 de diciembre de 1916 firma en Abc, como corresponsal en San Petesburgo, un artículo donde comunica la muerte de Rasputín.

Como en toda antología, uno echa a faltar numerosos nombres que pertenecen, destacadamente, a este breve friso de la Historia del periodismo patrio. Cada cual que aporte los suyos. Baste con señalar, por nuestra parte, un aspecto poco subrayado en esta meritoria y razonada recopilación de artículos. Me refiero al periodismo como género de la modernidad; como literatura mueble, hija de una curiosidad diligente, apresurada y versátil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios