Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Actualidad deportiva

El Liverpool roza el título

  • Se impuso al United y ha ganado ya a todos los rivales de la Premier

Van Dijk celebra su gol perseguido por un sonriente Firmino. Van Dijk celebra su gol perseguido por un sonriente Firmino.

Van Dijk celebra su gol perseguido por un sonriente Firmino. / neil hall / EFE

El holandés Virgil van Dijk y el egipcio Mohamed Salah desmenuzaron al Manchester United (2-0) para dejar reuelto el clásico del fútbol inglés en Liverpool. De esta forma, el intratable equipo de Jürgen Klopp ya roza con los dedos el primer título de liga en 30 años. Su última Premier League fue en la temporada 1989-90. Con 16 puntos de ventaja sobre el segundo clasificado, el Manchester City, que pinchó ante el Crystal Palace, el Liverpool está más cerca que nunca del campeonato.

Con el triunfo ante el Manchester United en Anfield, además, los reds lograron otro hito histórico, pues ya han conseguido ganar a todos sus rivales del presente campeonato liguero. Hasta la jornada 22, presentaba 21 triunfos, ninguna derrota y un único empate, el que consiguió en Old Trafford ante el United en la jornada 9 (1-1). Venció al Arsenal en la jornada 3 (3-1); al Chelsea en la 6 (1-2); al Tottenham en la 10 (2-1) y la 22 (0-1); al City en la 12 (3-1) y al Everton, su tradicional rival, en la 15 (5-2), antes de dar un golpe de efecto ante el único rival que parecía hacerle sombra en aquel momento, el Leicester City, en la jornada 19 (0-4). Ante el United de Solskjaer corroboró su tiranía en la jornada 23.

Sólo las paradas de David de Gea evitaron que el corto triunfo, iniciado por Van Dijk de cabeza, fuera más abultado, manteniendo con vida al Manchester United hasta el final del encuentro, momento en el que Salah sentenció a la contra.

La maquinaria red se puso a funcionar para desactivar el buen inicio del United, que acumulaba gente en el medio gracias a la defensa de cinco e intentaba hacer frente al 4-3-3 del Liverpool ante la falta de un punta rápido como Marcus Rashford, lesionado, arriba.

Sin encontrar soluciones por abajo, el Liverpool recurrió al balón parado. Alexander-Arnold, a pierna cambiada, mandó un córner con rosca al corazón del área, donde Van Dijk, entre tres jugadores del United, uno de ellos Harry Maguire, se elevó y cabeceó a las redes de De Gea. No estaba mal el United, pero el Liverpool, como equipo, está a años luz. Además, si no fuera por el VAR, el golpe al descanso hubiera sido mucho mayor.

Unos minutos después, el videoarbitraje desactivaría el segundo del Liverpool. Van Dijk le ganó por arriba una pelota a De Gea, haciendo falta, pero el árbitro dejó seguir. Sin embargo, los reds devils perdieron rápido la pelota y Firmino curvó el balón al ángulo. El colegiado concedió el tanto, mientras se lo comían los jugadores del United, y tuvo que ser el VAR el que lo anulara, así como ratificaría la invalidación de otro gol de Wijnaldun por fuera de juego milimétrico.

El Manchester United reaccionó con dos ocasiones aisladas de Fred y Martial. Y el Liverpool sentenció con una contra al final, con un impecable lanzamiento rápido de Allison sobre Salah, le dio el definitivo 2-0. Anfield ya roza la gloria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios