Deportes

Almazán será el duodécimo

  • El club aprueba que el granadino continúe una temporada más y completará la plantilla

Con la configuración de la plantilla resultante, el cuerpo técnico cajista detectaba una carencia en la posición de alero alto. Quizá si se hubiera conocido una vez terminó la competición el marco de contratación y los reveses con Freeland y Lima a la hora de ser considerados jugadores de formación, Carlos Jiménez hubiera continuado una campaña más en vez de emprender camino hacia Madrid para finalizar su carrera en el Estudiantes. Pero aún no existe el túnel del tiempo y esa posibilidad ya se había esfumado.

El caso es que la solución socorrida y económica que se ha encontrado para dotar de centímetros a esa posición ha sido dar continuidad a Pablo Almazán. El alero granadino, de 22 años, cumplió perfectamente con lo que se le exigió en la segunda vuelta de competición, desde la llegada de Chus Mateo. Acababa contrato y estaba libre después de que el Unicaja no ejerciera el tanteo, pero se ha optado, de manera parecida a lo que ha sucedido con Garbajosa, por tirar de él cuando los cupos dieron un revés a la planificación.

Almazán será una ficha más. Que sea el duodécimo no quiere decir que ocupe ese lugar en la rotación. Chus Mateo ya le colocó como titular frecuentemente para frenar al tres rival, aunque le hizo defender a todo tipo de jugadores. Las negociaciones no están culminadas, pero el Unicaja ha dado el visto bueno para que se acometa la contratación del jugador, encantado de seguir en el club donde se formó. Es un currante del baloncesto, al que las experiencias en Plasencia y Jerez tras acabar su etapa de junior endurecieron bastante.

Almazán, pues, también formará parte del Unicaja 2011/12. Habrá 13 jugadores, contando con Lima. Si no hay lesionados, Mateo deberá descartar un jugador en partidos de Euroliga y cuando el pívot obtenga por fin el pasaporte español. El club prevé que será en diciembre, enero a lo más tardar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios