Deportes

El COI critica el organigrama de Madrid y su legislación antidopaje

  • Tokio es la ciudad mejor situada para organizar los Juegos de 2016.

Comentarios 21

El informe de la Comisión de Evaluación del Comité Olímpico Internacional (COI) presenta una visión en general positiva de la candidatura de Madrid para los Juegos de 2016 pero advierte de que la estructura administrativa "podría ocasionar retos de tipo organizativo y financiero".

Otras pegas puestas por la Comisión al proyecto de Madrid son la posible falta de adecuación de la legislación antidopaje española a la internacional y el coste que supondría la construcción o adaptación de algunas sedes deportivas, entre ellas el Estadio Olímpico.

Justo un mes antes de la elección de la sede, el próximo 2 de octubre en Copenhague, Madrid, Chicago, Tokio y Río de Janeiro han recibido el informe con las impresiones que la Comisión de Evaluación del COI obtuvo en sus visitas a las cuatro ciudades candidatas a organizar los Juegos de 2016.

El documento elaborado por la Comisión afirma que "el dossier de la candidatura y la documentación adjunta, así como la estructura administrativa propuesta para los Juegos en Madrid 2016 no aportan la prueba de una total comprensión de la necesidad de delimitar claramente los papeles y responsabilidades, entre otros aspectos en el plano financiero, entre las diferentes partes". "Teniendo en cuenta la complejidad y el alcance de la organización de una gran manifestación deportiva como los Juegos, eso podría ocasionar retos de tipo organizativo y financiero", manifiesta.

Dice también que "todas las garantías exigidas por el COI ha sido aportadas", pero señala que en algunos documentos remitidos por las autoridades nacionales y regionales se establece que las garantías se aplicarán "en el marco de sus competencias", una "restricción" que considera que podría "limitar la eficacia de esas garantías".

Aunque indica que el marco legislativo español sería "suficiente" para sostener la organización de los Juegos, sugiere que se definan claramente las distintas responsabilidades en el seno del consorcio público formado por las tres administraciones para comenzar a trabajar rápidamente.

Por otra parte, la comisión de evaluación declara que durante su visita de mayo no pudo determinar si la legislación antidopaje española aprobada el pasado mes de abril está en total conformidad con el Código de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y advierte de que "es importante que ese punto sea aclarado".

En cuanto al Estadio, cree que la propuesta de adaptar el estadio olímpico de una capacidad de 65.000 asientos del fútbol al atletismo supondría problemas de concepción y de construcción que a su juicio no han sido tomados en consideración. También los planes para la construcción o modificación del canal de remo y canoa y de la natación en aguas libres podría generar "trabajos de construcción importantes y retos financieros y operativos".

En el lado positivo, que es mayoritario, escribe que "el concepto extremadamente compacto de los Juegos debería permitir la eficacia de las operaciones y se apoya en el emplazamiento de las infraestructuras olímpicas claves, la mayor parte de las cuales ya existe: 23 centros de 33 ya existen y dos serán construidos independientemente de los Juegos".

Todos los lugares de la competición, con la excepción de tiro (a doce kilómetros de la villa olímpica) y de la vela, así como la villa olímpica y el centro de prensa, están en un radio de diez kilómetros del centro de la ciudad y son accesibles en transporte público. Ello implica tiempo corto de trayectos a los atletas y espectadores.

Las pruebas de vela se desarrollarían en Valencia, a 361 kilómetros de Madrid, y la Comisión cae en este aspecto en una contradicción, porque por un lado señala que dispondrían de una Villa Olímpica adicional y en otro critica que se planee alojar a los regatistas en hoteles y se recomienda la construcción de una Villa. Constituye en su opinión un "punto fuerte" la utilización después de los Juegos de la Villa Olímpica principal, parte de la cual será reconvertida en alojamientos sociales

Otros asuntos que hace cuatro años supusieron críticas hacia Madrid han dejado de serlo ahora. Así, el COI reconoce que las 52.000 plazas de alojamiento previstas por la organización madrileña "respetan las exigencias impuestas por el COI" y no duda en decir que Madrid tiene capacidad para aportar el nivel de seguridad necesario para los Juegos.

En cuanto al transporte, certifica que Madrid dispone de uno de los mejores sistemas de Europa y asegura que tendría la capacidad necesaria para absorber el tráfico generado por los Juegos Olímpicos en 2016. Valora asimismo que los tres niveles de Gobierno han aportado su apoyo "sólido" y los compromisos financieros cubrirían un eventual déficit presupuestario del Comité Organizador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios