Deportes

Craig Thomson, de la escabechina a quedarse sin Mundial

  • El inefable árbitro escocés ha arbitrado partidos internacionales de poca enjundia desde entonces

El aficionado nunca olvidará el roto de Craig Thomson, hubo y habrá lluvia maldiciones hacia su persona. Los dirigentes del Málaga, bastante indignados, anunciaron apenas horas después de la eliminación europea que elevarían una queja ante la UEFA, cuestión que efectivamente hicieron. Por culpa de eso o de su mala actuación, lo cierto es que desde entonces la carrera internacional del escocés ha ido menguando de manera más que evidente. Lo más doloroso para él será quedarse sin estar en el Mundial de Brasil, para el que era serio candidato antes de la escabechina del Signal Iduna Park.

De hecho, tampoco estarán en la cita los dos asistentes que le acompañaron en las bandas ese día, Alasdair Ross y Derek Rose. El primero fue el que se tragó el doble fuera de juego de Reus y Santana, el otro convirtió la segunda amarilla de Schmelzer en cartulina para Jesús Gámez por supuesta simulación cuando el lateral alemán le habría golpeado en la cara.

Esta temporada tan sólo ha dirigido dos encuentros de Liga de Campeones, ninguno de enjundia: el Austria de Viena-Oporto y un Paris Saint Germain-Olympiacos. En el apartado de encuentros entre selecciones, únicamente recibió un encuentro amistoso, el Bélgica-Francia, claro síntoma de su pérdida de peso entre los mejores colegiados. Su relación de partidos más allá de Escocia se remite a tres partidos dentro de la Europa League y al Mundial sub-17, donde, eso sí, dirigió la final entre Nigeria y México.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios