Educación Apuntaladas y con grietas: el estado de tres instalaciones de un colegio de Carranque en Málaga

Sucesos Buscan en Ceuta y el norte Marruecos a los dos jóvenes desaparecidos en la playa de Huelin de Málaga

Deportes

Cuestión de carácter

  • Como Mateo antes, Luis Casimiro espera líderes que den un pase adelante · Se valora la opción de dar de alta a Mark Payne, lo que implicaría el descarte de DeVries o Darden para la próxima semana

Chus Mateo se hartó en su época final de pedir un paso adelante, de buscar y no encontrar líderes. Se cambió de entrenador, pero la carencia sigue ahí. Es uno de los primeros diagnósticos que hizo Luis Casimiro de la plantilla. Apostó por el positivismo y por una visión optimista como mensaje, insistía en la asunción de roles, en el reparto de responsabilidades. Pero es consciente de lo que hay. Quedan siete jornadas y el Unicaja está a día de hoy fuera de los playoff. En la última década nadie se ha quedado fuera de la pelea por el título con 18 victorias, a las que se llegarían con cuatro triunfos en siete partidos. Aunque la igualdad reinante entre la clase media de la competición propicia que pueda elevarse ese listón.

Tras el partido en Madrid, Casimiro fue bastante duro con sus jugadores en el vestuario, pidió que fueran más intensos, más agresivos. Ya lo fue en un tiempo muerto previo que TVE captó. La bajada de brazos del tercer cuarto enfadó al técnico, en proceso de recopilación de datos para tomar decisiones. El mal día del Madrid disfrazó una derrota que podía haber sido muy severa en un día normal del actual campeón de Copa. Es lo lógico y normal caer en la capital, pero no anotar 51 puntos, por más que la propuesta cajista fuera ralentizar el partido e impedir la aceleración del Madrid, en casi 20 puntos menos de sus cifras habituales el domingo.

Se valoran soluciones en forma de cambios de jugadores, pero hay un problema más serio, el carácter y la competitividad. Valters jugó nueve minutos e hizo cinco faltas, la que le cuesta la eliminación a ocho metros de la canasta. Sergio Rodríguez había cargado sobre él el juego desde el inicio y le sacó del partido. De Rowland ya se ha escrito bastante. Quizá el detalle más significativo fue que Casimiro le diera los galones a Berni en el tercer cuarto cuando Valters tenía problemas de faltas. Y la sensación es que el equipo depende de lo que puedan generar Berni Rodríguez y Jorge Garbajosa, a buen nivel físico en su vuelta. Pero ya se ha comprobado que ello no basta.

La semana pasada Luis Casimiro ratificaba que su apuesta era Darden-DeVries como pareja de extraeuropeos, pero también admitía que Mark Payne le había causado muy buena impresión en los entrenamientos. Poco a poco va recuperando el ritmo perdido por su lesión en el dedo gordo. Visto el papel de los así llamados bases, la opción de introducir a Payne está encima de la mesa. DeVries ha demostrado buena mecánica de tiro pero inferioridad física para jugar en la ACB en sus tres partidos. Así, a bote pronto, no mejora una versión normal de Uros Tripkovic. Y de Darden se espera más. Da la impresión de que a Casimiro le gusta más Hrvoje Peric. Así que el cambio de Payne por algunos de ellos dos es una posibilidad real, no segura. Hay tiempo esta semana para ponderarlo.

La mentalidad y el carácter son difícil cambiarlo y es una cuestión grupal, no sólo de uno o dos jugadores. Hay siete partidos por delante para salvar una situación delicadísima. Es décimo. Fuera del play off, virtualmente con la licencia de la Euroliga colgando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios