tenis lWimbledon

Djokovic y Federer avanzan a cuartos

  • El serbio muestra su mejor versión ante Troicki y el suizo sufre ante Malisse · El duelo Ferrer-Del Potro, aplazado por la lluvia

El serbio Novak Djokovic, cabeza de serie número uno en Wimbledon, derrotó ayer con facilidad a su compatriota Viktor Troicki por 6-3, 6-1 y 6-3 en una hora y 30 minutos y selló así su pase a los cuartos de final del torneo londinense, al igual que Roger Federer, que eliminó al belga Xavier Malisse por 7-6 (1), 6-1, 4-6 y 6-3.

Djokovic, vigente campeón del torneo, demostró una vez más su condición de favorito al arrollar a Troicki, treinta y cuatro del mundo, y alcanzar los cuartos de final en un encuentro disputado en la pista central del All England Club, que tuvo que ser cubierta por la lluvia caída en Londres, la misma que impidió que Ferrer jugara su encuentro ante Juan Martín del Potro, que arrancará hoy.

Cuatro partidos después, el serbio disipó las dudas mostradas al comienzo del campeonato y sacó a relucir su mejor tenis ante su compatriota, que venció en tercera ronda al argentino Juan Mónaco.

Con la contundencia propia de los campeones, Djokovic borró de la pista a Troicki, que nada pudo hacer ante el aluvión de tenis del número uno del mundo.

"No es fácil jugar contra un amigo tuyo. Disputamos nuestro primer partido cuando él tenía nueve años y yo ocho, nos conocemos muy bien y somos amigos, pero siempre tiene que haber un perdedor", declaró Djokovic a la conclusión del encuentro.

El vigente campeón hizo de su servicio y de su derecha sus mejores armas y alcanzó un 75 por ciento de primeros en el primer set y un espectacular 95 por ciento en la segunda manga.

La superioridad de Djokovic se mantuvo en el tercer set pese a que un combativo Troicki no daba ninguna pelota por perdida y luchaba por cada uno de los puntos ante un rival que estaba a otro nivel.

Djokovic solventó la tercera manga en apenas 28 minutos con un contundente 6-3, set en el que "elevó el nivel de su tenis". "La verdad es que jugué un partido muy bueno", dijo el serbio.

Más difícil lo tuvo Federer, que pidió asistencia médica por dos veces por unos dolores en la espalda, aunque pudo finalizar su duelo ante Malisse con victoria gracias a su mejor eficacia.

La gran sorpresa de la jornada la protagonizó Sabine Lisicki, que eliminó a Maria Sharapova, una de las grandes favoritas a vencer el torneo y actual número uno, por 6-4 y 6-3.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios