NCAA

Partidazos de estreno de Francis Alonso y Rubén Guerrero

  • Los malagueños canteranos del Unicaja brillan en su debut en la temporada de la NCAA

Francis Alonso celebra una canasta. Francis Alonso celebra una canasta.

Francis Alonso celebra una canasta. / UNCG

La temporada de la NCAA arrancó la pasada madrugada. El gran negocio/lanzadera de talento de la mejor cantera del baloncesto mundial. En la liga universitaria estadounidense juegan dos malagueños (de 10 españoles en la I División) formados hasta los 18 años en Los Guindos que afrontan su año de senior, es decir, su última temporada antes de saltar al profesionalismo: Francis Alonso y Rubén Guerrero. Ambos debutaron con sendos partidazos en las victorias de sus universidades: Greensboro y Samford.

Rubén Guerrero debutó con la camiseta de Samford. Tras tres años en South Florida tomó la difícil decisión de cambiar de universidad por la deriva que había tomado el programa. El peaje que se paga por ese cambio es una temporada sin poder jugar partidos oficiales. Sólo se entrena y se juega algún amistoso. No es algo extraño. Por ejemplo, lo mismo hizo Kyle Wiltjer, ahora jugador del Unicaja, cuando se cambió de Kentucky a Gonzaga.

Rubén y Francis coinciden en la misma conferencia, la Southern Conference (SoCon) esta temporada, el 22 de diciembre se enfrentarán por primera vez. La ha ganado Greensboro, con Alonso a los mandos como máximo anotador, en las dos últimas temporadas. Guerrero se ha mudado de Florida a Birmingham (Alabama), donde se radica Samford. La temporada comienza con partidos contra universidades de otras conferencias. Desde diciembre se empieza a jugar entre sí entre las 10 universidades que aspiran al título. La campeona obtiene un billete para la March Madness, como el año pasado consiguiera Greensboro.

Guerrero, que llegó a debutar como internacional a las órdenes de Sergio Scariolo hace un par de veranos en la concentración que puso la base de la España de las ventanas, es un pívot de 2.13 metro y 2.20 de envergadura. En Los Guindos era un jugador versátil capaz de poner el balón en suelo, en la NCAA se le especializó en jugar cerca del aro, con un progreso físico extraordinario. Su primer partido no pudo ir mejor. Su equipo ganó a North Alabama (91-74) y tuvo una actuación brillante: 18 puntos (8/11 en tiros de dos y 1/3 en libres), seis rebotes, cuatro tapones y una asistencia en 23 minutos en pista.

Mientras, Francis Alonso siguió en su línea con una exhibición en la victoria de Greensboro en la pista de North Carolina A&T (66-74). Metió 23 puntos (7/9 en tiros de dos, 2/7 en triples y 3/3 en libres), capturó seis rebotes y repartió dos asistencias en 25 minutos en pista. Alonso se enfrenta a su última temporada y está catalogado como uno de los mejores tiradores de la competición universitaria. Su entrenador, Wes Miller, le tiene en alta estima. Tiene varios topes estadísticos ya en la universidad y ayer se convirtió en el sexto máximo anotador. El máximo es Kyle Hines, ahora en el CSKA Moscú.

El Unicaja monitoriza en la distancia la evolución de Francis Alonso y Rubén Guerrero. Suscribió el derecho de inscripción preferencial por ambos, con el objetivo de retener sus derechos en la Liga ACB con vistas a una posible incorporación y para protegerse ante cualquier equipo que esté interesado en ellos si deciden regresar a España.

"Tanto Francis como Rubén Guerrero están en una situación parecida. Francis está desarrollando una carrera más completa, pero ambos siguen en vinculación y se les sigue. Yo me voy a desplazar para verle, ambos acometen su último año senior. El año que viene habrá que tomar decisiones. Su vinculación es un activo para tomar decisiones", decía Carlos Jiménez, director deportivo cajista, semanas atrás cuando era cuestionado por la evolución de los dos jugadores que salieron de Los Guindos.

Igualmente, el director técnico de cantera, Germán Gabriel, también opinó recientemente en una entrevista en Málaga Hoy. "Si el jugador, cuando llega a su etapa en la que debería pasar a profesional (nosotros tenemos un EBA y un ACB) y no se siente cómodo en el EBA y aún no está para la ACB es normal que el jugador busque otra vía de formación. No le vamos a poner un problema. Se va cuatro años a estudiar, con una beca deportiva por estudios. Cuando acabe esa etapa hay posibilidad de que vuelva a Málaga porque seguiremos teniendo derechos sobre el jugador y además es un tipo diferente de formación. Una fuga sería si se va a la competencia, pero se va a otro mercado, a otro baloncesto. Prioriza tener una titulación, una experiencia personal", decía Germán. Este verano se fue para emprender la aventura americana Jesús Carralero, otro joven que acabó su etapa junior en el Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios