Deportes

Gerard Piqué, el "chico peculiar"

  • El lenguaraz central, que fue pitado por la gradas en León, vuelve a estar en el ojo del huracán

Los fuertes silbidos que recibió Gerard Piqué el jueves durante el amistoso entre España y Costa Rica dejaron a la vista que la selección que dirige Vicente del Bosque está lejos de recuperar la calma perdida en el Mundial de fútbol de Brasil 2014.

Era un partido amistoso, en León -una ciudad que no veía a la selección española desde 2003- y su equipo iba ganando 2-1 en el minuto 58, cuando Piqué entró por Sergio Ramos. En apenas un segundo, prácticamente todos los que aplaudían al central del Real Madrid se llevaron las manos a la boca para silbar a su compañero.

¿Era por su frase dirigida al Real Madrid en la celebración del triplete del Barcelona? ¿Era por no condenar los silbidos al himno de España en la final de la Copa del Rey? ¿Por la mezcla de ambas cosas?

"Gerard es un chico peculiar, tiene una personalidad peculiar y un carácter abierto y divertido. No se come la cabeza por cosas. No le he visto afectado por los pitos", explicó Cesc Fábregas, compañero en la selección y que compartió vestuario en el Barcelona varias temporadas.

Piqué nunca tuvo una cremallera en la boca. Se siente cómodo delante de los micrófonos y nunca se arrepiente de lo que dice. "Obviamente no gusto a todo el mundo. No se puede gustar a todo el mundo", dijo en una entrevista con Marca.

Tras ganar el triplete con el Barcelona, Piqué se acordó del cantante Kevin Roldán, que estuvo en una fiesta de Cristiano Ronaldo cuando empezó la cuesta abajo del Real Madrid en el tramo final de temporada.

"Gracias Kevin Roldán, contigo empezó todo", señaló Piqué, de 28 años, en un Camp Nou abarrotado de hinchas del Barcelona. La frase sentó mal a los aficionados del Real Madrid y la mayoría de los medios españoles coinciden en que ésa es la causa de los pitos al central.

Sin embargo, algunos creen que también tiene que ver el hecho de no posicionarse en contra de las miles de personas que abuchearon el himno español durante la final de la Copa del rey entre Barcelona y Athletic de Bilbao.

"Quizás no sea lo más correcto", dijo Piqué. "La gente expresa un malestar, yo me haría la pregunta desde el otro lado: ¿por qué pitan? La gente no pita gratis", añadió un jugador que aunque nunca se posicionó con el independentismo catalán sí está a favor de que se haga una consulta sobre el futuro de la región.

El estadio Reino de León, donde España venció a Costa Rica 2-1, estalló contra Piqué. El defensa también fue insultado en el entrenamiento del día anterior.

"Imagino que habría más gente del Madrid que del Barcelona en León", dijo Xavi en Qatar, donde continuará su carrera. "Fue una broma que hizo Gerard. Cuando gana el Madrid también nos harán otra broma. No se le debe dar más importancia".

"Pueden pasar estas cosas cuando ganas un triplete, lo celebras y te tomas una copita de más", sintetizó su amigo y compañero de selección Cesc Fábregas.

Piqué, que fue silbado prácticamente en cada acción, abandonó el estadio de León sin que le hubiera importado mucho la reacción de la hinchada. "Es cuestión de nuestro trabajo. A veces nos pitan, a veces nos aplauden. Yo me tengo que centrar en hacer bien las cosas en el campo", dijo. "Fue una celebración y me lo pasé bomba. Lo pasamos muy bien. A partir de ahí, la repercusión que pueda tener no la puedo controlar y no me importa", agregó el central, que reiteró su compromiso con la selección española.

Del Bosque, un hombre tranquilo y sereno, deberá lidiar ahora con un nuevo problema en su equipo. Tras superar las consecuencias de la tensa rivalidad entre Madrid y Barcelona hace unos años, la debacle del Mundial de Brasil lo obligó a iniciar una fase de regeneración y todavía está buscando el lugar del capitán, Iker Casillas.

En plena reconversión llegan los pitos a Piqué, que el domingo pondrá fin a su temporada con el España-Bielorrusia. El siguiente partido con la selección no será hasta septiembre.

Mientras tanto, el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, reclamó un poco de calma a la hinchada. "Tenemos que cuidar a nuestros héroes y no caer en las provocaciones que buscan agitar un colectivo modélico, unido y que nos ha dado tantas alegrías a los españoles", dijo Cardenal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios