Deportes

Kane sepulta la ilusión de Panamá

  • La selección inglesa, con tres goles del ariete, se jugará con Bélgica el primer puesto del grupo

Festival de goles, pase a octavos de final y golpe de confianza: Inglaterra anotó la mayor goleada de su historia en un Mundial de fútbol al arrollar por 6-1 a la debutante Panamá, que quedó eliminada del torneo, con un hat-trick de Kane.

La estrella del Tottenham sumó así cinco tantos y superó al portugués Cristiano Ronaldo y al belga Lukaku como máximo goleador en Rusia 2018.

El tanto de Baley, el de la honra, fue el primero de la historia de Panamá en un Mundial

Otro doblete de Stones y una obra de arte de Lingard sentenciaron el cruce en Nizhni Novgorod y dejaron a los Three Lions con los mismos seis puntos que Bélgica. Panamá se consoló con el descuento de Baloy a diez minutos del final: el primer gol de los canaleros en un Mundial.

Con su lugar en octavos asegurado, Inglaterra y Bélgica se enfrentarán el jueves en Kaliningrado con el primer puesto del Grupo G en juego, igualados en puntos, diferencia de gol y goles a favor (8-2).

Fue sin embargo Panamá quien sorprendió en los primeros compases del partido. Una pérdida de balón de los ingleses en el centro del campo terminó con Godoy solo ante la portería. Su remate, desviadísimo, reveló los nervios en la debutante.

Inglaterra respondió rápido. Acusada de falta de poder ofensivo tras desaprovechar 17 ocasiones de gol ante Túnez, sacó ventaja por medio de un defensor: Stones cabeceó a la red tras recibir un saque de esquina incomprensiblemente solo en el centro del área.

Las imprecisiones de ambos lados siguieron, pero fue Inglaterra la que volvió a golpear. Escobar derribó con claridad en el área a Lingard y Kane convirtió el penalti con un disparo alto y escorado.

Quedaba a los ingleses la deuda de marcar sin balón parado, el recurso de los dos tantos a Túnez, y Lingard la saldó con creces: escapando por la izquierda combinó con Sterling y al recibir el balón de vuelta lo clavó al ángulo desde fuera del área.

Inglaterra terminó entonces de sacudirse todos los complejos ante una Panamá hundida. Stones redondeó su doblete cabeceando un rechace del meta Penedo y Kane marcó otra vez de penal ticon un tiro muy similar al primero.

El partido se fue a la pausa con un marcador de 5-0 y volvió con el mismo guión: la supuesta fortaleza defensiva de Panamá siguió dejando huecos sorprendentes que Inglaterra explotó cuando quiso.

En una de esas ocasiones, Loftus-Cheek disparó desde fuera del área y el balón se desvió a la red en el tobillo de Kane, que quedó así como máximo anotador en solitario del torneo valiéndose de otro argumento crucial para cualquier goleador: la fortuna.

Cuando el público se dedicaba ya a hacer la ola con el marcador definido, llegó otra marca inesperada en un partido de récords: Baloy se lanzó a conectar un centro en el área y anotó el primer gol de Panamá en la historia de los Mundiales. El público, -incluidos muchos ingleses, celebró la anotación como una victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios