Deportes

Maldito Barcelona, maldita prórroga

  • Racha El Unicaja pierde su sexta serie de 'play off' ante el equipo 'culé' y su cuarto partido de desempate en el Palau Otra vez El final, como en Copa y Euroliga, fue cruel

El destino colocó al Unicaja en una encrucijada similar a la de la final de Copa. Una posesión para ganar. Pero la falta de criterio, quizá de calidad individual, hizo que se escapara un título de Copa y ayer, el pase a la final de la ACB. Del no-tiro de Archibald en Madrid al no-tiro de Ndong en Barcelona. El esfuerzo y la entrega del equipo fueron encomiables y dignos de admiración, pero conviene hacer una reflexión profunda y sacar conclusiones. Quizá lo que a este Unicaja le falta sea algo más de calidad.

Algo que tiene, y de sobra, el Regal Barcelona. Por eso ha logrado sacar una serie en la que ha estado muy por debajo de su teórico potencial. Ayer no tuvo al mejor Navarro, pero ahí estuvieron Andersen, Basile o Grimau. Los culés continúan así alimentando la leyenda negra que pesa sobre el equipo malagueño cuando de medirse al Barça en el play off se trata. Se apelaba a la oportunidad de hacer historia, pero habrá que aguardar a una mejor ocasión. Con la de ayer son ya seis eliminatorias por el título las que el Unicaja ha disputado y perdido ante el cuadro catalán. Una secuencia negra iniciada en la final de 1995 y rubricada ayer que ya ha pasado por todos los cortes posibles (final, semifinal y cuartos de final). Sólo la serie europea de 2007 que valió el pase a la Final Four de Atenas ha terminado con victoria malagueña.

En aquella ocasión, el factor campo era para el Carpena. Y quizá por eso se invirtió el desenlace. Y es que el Palau se ha convertido en plaza non grata. Ayer, el Unicaja afrontaba el cuarto partido de desempate en una eliminatoria por el título. Y por cuarta vez ganó el Barça. Maldito Palau, maldito Barça. Y maldita prórroga.

El desenlace del tercer duelo de la semifinal no pudo ser más cruel. Otra oportunidad para ganar el choque, otra oportunidad desaprovechada y otra prórroga. Cinco minutos malditos que antes ya habían servido para decir adiós a la Copa y a la Euroliga. Siete de siete. De nada sirvieron los intentos malagueños para evitarla. La defensa de Gomis, Welsch y Cook sobre Navarro, la defensa en caja y uno de Aíto, el poderío interior de Ndong y Archibald, los puntos de Cabezas... Nada evitó el final maldito para el Unicaja.

Termina una temporada buena en resultados (segundo en la Copa, tercero en la Liga y dentro del Top 16), pero que deja alguna que otra duda en cuanto al rendimiento ante los grandes. Hoy comienza el turno de los dirigentes. Subir un peldaño más debe ser el objetivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios