Fútbol Sala

Movistar Inter-Viña Albali Valdepeñas, final de Liga en el Carpena

  • Málaga coronará el próximo martes al campeón del fútbol sala nacional

Los jugadores del Viña Albalí celebran. Los jugadores del Viña Albalí celebran.

Los jugadores del Viña Albalí celebran. / rfef

El Movistar Inter, ganador por 3-1 contra el Palma Futsal en las semifinales de este sábado, y el Viña Albali Valdepeñas, vencedor horas después por 5-2 contra el Levante, disputarán el próximo martes la final de la fase por el título de Primera División de fútbol sala en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga.

A la espera de lo que suceda en la Final a Cuatro de la Liga de Campeones, si el Barça o ElPozo Murcia no ganan el título europeo, tanto el conjunto madrileño como el manchego obtendrían plaza para la competición continental del curso que viene. En el caso contrario, sólo el campeón de la Liga tendría plaza en la Champions.

Hace un año, el Viña Albali Valdepeñas esquivó el descenso a Segunda División en la última jornada; este sábado superó en las semifinales al Levante (5-2), agrandó su historia y su presente hasta cotas nunca vistas, quizá ni siquiera imaginadas, y se clasificó para la final por el título de la Liga, donde el próximo martes multiplicará aún más el desafío en el partido definitivo contra el Movistar Inter.

Tercero en la Liga regular, subcampeón de la Copa de España el pasado mes de marzo en el mismo pabellón y este sábado finalista con un mérito enorme de la lucha por la Liga. Son los logros hasta ahora del asombroso equipo manchego, que supera etapas, rondas y retos con una naturalidad impactante, pero que quiere más. "Somos un equipo rebelde, inconformista y queremos ir a por todas". Palabra de David Ramos, el técnico que ha dirigido al Valdepeñas hasta aquí.

El Movistar, sin Ricardinho, sin Gadeia y sin la preparación física ni la regularidad de otras citas, doblegó de nuevo a las dudas y ejerció de líder de la Liga regular, como el equipo que es, un favorito allá donde va, como decía su técnico Tino Pérez, con una remontada contra el Palma, un triunfo práctico y el pase a la final en un momento decisivo, cuando el conjunto madrileño demostró quién es y cuál es su jerarquía.

El Palma se había entrenado 15 días más que él, intentó 20 tiros más que él a portería, tomó ventaja primero y dominó el juego en buena parte del segundo periodo, pero tampoco pudo con el Movistar Inter.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios