Fútbol l Tercera División

Por un San Ignacio lleno

  • El Palo espera que la visita del Atlético Malagueño ayude a aliviar sus arcas

El barrio de El Palo todavía digiere que tiene un equipo peleando por hacerse de nuevo un hueco en una Tercera División que no habitaba desde finales de los 80. Tras muchos años deambulando por Regional, el verano pasado logró en ansiado ascenso desde Primera Andaluza y ahora se encuentra a mitad de tabla, con un ojo puesto en la zona de ascenso. Una situación deportiva envidiable que no termina de calar en los aficionados paleños y de los alrededores. Es por eso que El Palo desea que el San Ignacio se llene con motivo de la visita del Atlético Malagueño el próximo domingo. Un enfrentamiento local casi olvidado en la memoria.

Y es que hay que remontarse a la campaña 87/88 para rememorar el último duelo entre ambos conjuntos, por entonces en Tercera. Y no ganó el filial, sino el extinto CD Málaga con dos goles de Quino, al que acompañaban sobre el terreno de juego otros históricos blanquiazules como Belman o Castillo.

A partir de ahí, el camino de los dos clubes se separó hasta confluir ahora. Los de Rafa Gil, con 19 puntos, se sitúan a uno de los que reportan el pase a la liguilla de ascenso a Segunda B. Los de Pepe Sánchez, no obstante, no andan demasiado lejos, pues poseen únicamente tres puntos menos en su casillero. Un triunfo local provocaría un empate en la clasificación y un empujón de cara a objetivos más ambiciosos.

No es el único motivo por el que El Palo desea un San Ignacio con sus 1.000 butacas ocupadas. Y es que las arcas necesitan de una inyección que ayude a la entidad a afrontar sin problemas el resto del curso. La crisis golpea y El Palo lo nota en exceso, más cuando la entrada suele alcanzar sólo la mitad del estadio. Basti, la estrella del equipo, ejerce de reclamo: "Es la hora del aficionado de El Palo. Esto es un sueño y hay que ir por él".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios