Deportes

Shapovalov ya tiene estatus de estrella

  • Con sólo 18 años, el canadiense, rival de Carreño, centra parte de los focos

Tiene 18 años, no ha ganado ningún título en el circuito ATP, llegó al cuadro principal a través de clasificación y está jugando su segundo Grand Slam, pero Denis Shapovalov ya cuenta con estatus de estrella en el US Open.

Rival hoy de Pablo Carreño en octavos de final, el canadiense jugó dos de sus tres partidos en la pista central y sus ruedas de prensa, en la sala principal, son de las más concurridas.

¿Cómo se explica el fenómeno? Por una mezcla de talento, carisma y desenfado, tanto dentro como fuera de la pista.

"¿Por qué usas la gorra al revés?", le preguntó una periodista tras su victoria ante Kyle Edmund en tercera ronda. "Porque tengo la cabeza chica", respondió él antes de soltar la carcajada.

Pero tal vez la explicación real esté en la continuación de la respuesta. "Tengo gorras más pequeñas, pero usarla así es un poco mi marca. Algunas personas la llaman la moda Shapo".

Ese desenfado también lo usa en la pista, con un juego agresivo y sin temores. Ello lo convierte en un jugador divertido de ver. También efectivo. En Nueva York despachó en tres sets a Jo-Wilfried Tsonga, octavo favorito, en la segunda ronda. Hace un mes, sorprendió en días consecutivos a Juan Martín del Potro y Rafael Nadal en el Masters 1.000 de Montreal.

Ese tenis ofensivo le ha valido para tener un ascenso meteórico en el ranking, pues a principios de año estaba en el puesto 250, y ahora figura en el 69. Aunque hoy pierda Carreño, quedará al borde del top 50 cuando acabe el US Open. Es, además, el jugador más joven en acceder a los octavos de un Grand Slam desde que Marat Safin lo lograra en Roland Garros en 1998.

Tan vertiginoso fue su ascenso que al momento del cierre de entradas del US Open figuraba 161 en el listado de la ATP, por lo que tuvo que atravesar la clasificación para ingresar al cuadro principal. "Para ser honestos, mi objetivo era estar a fin de año entre los 150 mejores y ahora es posible terminar entre los 50", admitió.

Atrás queda el desafortunado hecho que lo dio a conocer. En el quinto punto de la serie de la Copa Davis ante el Reino Unido a principios de año, un pelotazo de rabia por un punto perdido golpeó en el ojo del juez de silla Arnaud Gabas, lo que le valió la descalificación del partido y la derrota de su equipo por 3-2. A pesar de sus disculpas públicas y personales al juez y a sus compañeros de equipo, la organización multó al canadiense con casi 6.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios