Educación Apuntaladas y con grietas: el estado de tres instalaciones de un colegio de Carranque en Málaga

Sucesos Buscan en Ceuta y el norte Marruecos a los dos jóvenes desaparecidos en la playa de Huelin de Málaga

Economía

Trabajo insiste en gravar más los sueldos "obscenos" de los directivos

  • Valeriano Gómez aboga por un sistema retributivo que no fomente el riesgo y regular las retribuciones.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, mantiene su propuesta de que los salarios "obscenos" de los altos directivos de la banca y de otros sectores tengan una fiscalidad más alta, y afirma que es un tema "del pasado" el que esos altos directivos cobren "mil o mil quinientas veces más" que el trabajador peor pagado de sus empresas.

Las retribuciones en los ámbitos financieros que han "estimulado" la asunción de riesgos excesivos deben ser reguladas, según explicó el ministro de Trabajo, afirmando que esta "reflexión" que hace es antigua y que ya ha sido adoptada en alguna directiva de la Comisión Europea.

El objetivo sería crear un sistema retributivo que no fomente el riesgo, como la concesión masiva de hipotecas, práctica que explica algunos elementos de la actual crisis económica y financiera, según Valeriano Gómez. Para el ministro, apelar a ello es "algo bueno", más aún cuando a los trabajadores se les pide moderación salarial para que las empresas pueden salir de la crisis. Sin embargo, precisó que el Gobierno no puede fijar los salarios en las empresas privadas, pero sí consideró que en las entidades financieras que han sido reflotadas con dinero público tiene que haber algún "límite" en las retribuciones. Por ello, defendió que se estudie su aplicación, algo que, indicó, ya se está haciendo en otros países de la Unión Europea y en Estados Unidos.

Si se quiere lograr que los trabajadores peor remunerados se involucren más en las empresas hay que lograr que las altas retribuciones de los directivos de los distintos sectores sean "del pasado" .

Preguntado Gómez por si lo que propone se podrá aplicar en esta legislatura o después de las elecciones generales, reconoció que es una "reflexión a medio y largo plazo", ya que con la coyuntura actual no es momento de aumentar la fiscalidad ni las cotizaciones sociales a las empresas.

A pesar de ello, Valeriano Gómez expresó su convicción en que en el "futuro" las economías más fuertes potenciarán, mediante políticas fiscales o regulaciones, distribuciones de la riqueza entre los trabajadores más justas y equitativas. El futuro, advirtió, no puede sostenerse con enormes diferencias salariales entre los trabajadores y los altos directivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios