Deportes

El baile dura un día para Francis

  • El malagueño pierde frente a Gonzaga (64-68) y se despide del March Madness

  • Notable papel en su estreno en un escenario de tal calibre

  • Cierra su mejor curso en Estados Unidos

Francis Alonso lucha un balón ante Gonzaga. Francis Alonso lucha un balón ante Gonzaga.

Francis Alonso lucha un balón ante Gonzaga. / m.g.

Un sorbo le duró el March Madness a Francis Alonso, que buscaba seguir reescribiendo su propia historia en uno de los mayores escaparates del baloncesto mundial. Perdió Greensboro (64-68), que tuvo contra las cuerdas a una de las aspirantes a alzarse con el título de la NCAA. Mucha culpa tuvo el malagueño, que con 16 puntos espoleó para acabar poniendo el partido cuesta abajo. Le faltó el tino de otras noches a los de Wes Miller, que no supieron ponerle el clavo al partido.

Le costó a los Spartans cogerle el paso al encuentro en su inicio. La universidad donde se formó uno de los canteranos más ilustres del Unicaja, Domas Sabonis, empezó a abrir pequeños huecos (13-19) con un Johnathan Williams, que ya hacía daño. El ala-pívot acabaría con un doble doble, 19 puntos y 13 rebotes, siendo el mejor de la contienda. Alonso buscaba enganchar a los suyos, pero no estaba certero desde su gran especialidad, el triple. Ante esas, la brecha se seguía estirando al paso por el descanso (23-32).

15.8Puntos. Los que ha promediado Francis Alonso en su tercera temporada en la NCAA

Se alargaría hasta el 30-42, donde el malagueño cogería las riendas. Leyó bien el escenario y comenzó a forzar penetraciones. Dejó bonitos escorzos que acababan besando la red, por lo que los de Wes Miller se ponían en el cogote de Gonzaga (54-57). Fallaba el jugador formado en Los Guindos un triple para empatar, pero una asistencia suya a Kuiper, también clave en la mejoría, comprimía más (56-57).

Se tensaban los Zags, que llegaban con la vitola de favoritos que le concedía ser el Seed 4. Se sumaba Demetrius Troy, que permitía a Greensboro creer en la hombrada. Los de North Carolina ponían un 64-62 esperanzador a 1:39 del final. Ahí se les bajaría la persiana, algo que aprovecharía el rival. A Francis lo que antes le había salido cara le cambió a cruz y perdió algunos balones. Uno de ellos fue en una falta pitada en ataque que parecía algo rigurosa. Emergió, Zach Norvell, 15 puntos a la conclusión, para condenar con un triple que ponía el 64-67. Ahí quedaría la tercera aventura de los Spartans en el prestigioso March Madness.

Dejó buen sabor Francis Alonso en su estreno. El malagueño cerró en el Taco Bell de Boise, capital de Idaho, su mejor temporada en Estados Unidos. Con una media cercana a 20 puntos, una efectividad notable de tres y un liderazgo patente, su tercer año en Greensboro ha sido histórico. De ahí el reguero de galardones y reconocimientos para el malagueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios