Deportes

Con el chip europeo

  • Línea Una victoria ante el Efes Pilsen dejaría al Unicaja a un paso del 'Top 16' Peligro El rival es una acumulación de estrellas, aún no conjuntadas

"El equipo que ganó en Belgrado y al Olympiacos es el mismo que perdió en Sevilla y San Sebastián", se enuncia en Los Guindos para dar confianza a este equipo. Ese alto nivel está ahí, se ofreció en su día y a trozos, pero pesa más, por cantidad de partidos, la trayectoria en la ACB que en la Euroliga, por más que el pase al Top 16 esté encarrilado si se gana hoy al poderoso, por nombres y no por juego hasta ahora, Efes Pilsen. A la inversa quizá ocurriría lo mismo, pero son las exigencias de un equipo que ha sido grande y del que no hay motivos, más allá del pésimo arranque liguero, para pensar que deje de serlo a corto plazo.

La trayectoria diverge entre ACB y Euroliga, pero tampoco se puede disociar, como apunta Carlos Jiménez: "No tenemos dos caras. Simplemente, ante el Olympiacos hicimos nuestro partido más completo y en Belgrado, en un final igualado, salió Joel -Freeland-, metió siete puntos y decidió el encuentro". Quizá sea la opinión más realista, no sólo fundamentada en los resultados. No se ha perdido ningún partido por margen amplio. De hecho, la media en las cinco derrotas de la ACB es de 3,6 puntos, con un tope de siete en San Sebastián. La línea entre la victoria y la derrota está siendo más fina que nunca. Se desconoce si es un problema mental, de calidad o de decisión. Pero el taxímetro corre.

No hay urgencias en la Euroliga, pero cualquier punto de apoyo es bueno para progresar. Ganarle al Efes Pilsen es un paso adelante, llenar el granero de triunfos por si hay que volcarse en el tránsito entre 2009 y 2010 en la ACB. Juega el Unicaja sin Giorgos Printezis, que permanece de baja por la lesión en su hombro derecho que se produjo el pasado domingo en el partido ante el Cajasol. Su recuperación va bien y es improbable que esté el sábado ante el Murcia, pero es posible que se desplace el próximo martes a Orleans. Por eso, hoy se viste Augusto Lima, el ala-pívot brasileño que podría hacer su debut en la Euroliga. Ya lo hizo, con brillo, en la ACB hace tres semanas en Manresa. El resto de la plantilla está presta, incluido Jiri Welsch que ya está recuperado del esguince de codo que se produjo en el partido del domingo.

Enfrente, el Efes Pilsen. Mucho nombre, pero juego caótico, por lo demostrado en Vilnius y ante el Partizan, partido que solventó en el último cuarto. El fin de semana perdió ante el Turk Telekom en la competición doméstica, algo poco habitual para los equipos de Estambul. Pero una calidad en la plantilla que, libra por libra, no tiene demasiado que envidiar a candidatos a los máximos candidatos a la Final Four. No sería extraño verlos en París en mayo. Pero tienen que mejorar mucho. Es dudosa la presencia del alero Preston Shumpert, que tiene un esguince de tobillo. Su entrenador, Ergin Ataman, le da por descartado.

Viejos conocidos, unos agradables como Daniel Santiago, otros bastante menos como Igor Rakocevic. Así, hasta nueve con pasado ACB. Ya conocen, pues, lo que es el Martín Carpena. En temporada regular, no pierde el Unicaja en Málaga desde diciembre de 2006. Un aval sobre el que construir el pase al Top 16. Y más cosas, como cobrar la confianza y el crédito que libere las cabezas de los jugadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios